Jóvenes Construyendo el Futuro no se ha cerrado

Dayra Vergara Vargas, Coordinadora Nacional del programa, aclara que éste funciona ‘en su máxima expresión’

0
719
views
Desde abril se inició con revisiones y en agosto con el proceso de verificación.

En días pasados circularon diversas noticias que hablaban sobre el cierre del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, uno de los estandartes del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ante esta información, la Coordinadora Nacional del programa, dependiente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Dayra Vergara Vargas, sale al paso y aclara que este proyecto está vigente y en marcha.

“Ahorita se encuentra ya en un proceso de operación en su máxima expresión, si lo podemos llamar así. Es decir, ya estamos en la consolidación del programa, ya estamos más allá de los procesos de recepción de becarios”, dice en entrevista con RED CAPITAL.

“Quiero reiterar que el programa no se ha cerrado”, pronuncia enfática. “El programa más bien está restringido, es decir, como ya estamos en una etapa de operación como tal y ya hemos llegado a los becarios para los que nos alcanza en este 2019, digamos que la etapa de vinculación se restringió a la operación del propio programa porque ya no podemos pagar más por el mismo presupuesto”.

La funcionaria explica que Jóvenes Construyendo el Futuro se encuentra en una operación intensa. “Estamos tramitando los pagos de todos los becarios que se encuentran capacitándose, dando seguimiento a sus evaluaciones, verificando sus capacitaciones con personal en territorio, que revisen que se están llevando las capacitaciones, que existen los centros de trabajo, que están los jóvenes que se acordaron, etc.”

Añade que también trabajan en conjunto con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) “gestionando toda la parte del seguro médico y de seguimiento en ese sentido. Parece sencillo, parece como si ya se hubiera acabado, pero es un trabajo titánico”.

¿Cómo se lleva a cabo esta verificación de la capacitación y que el joven está realmente aprendiendo para después incorporarse al campo laboral?

“Para empezar, decir que el programa desde la concepción, en términos generales, desde la planeación misma, tiene una propuesta, tiene un seguimiento de un plan de capacitación, no es como que yo me inscribo, pongo mis datos y ya soy tutor. No.

“El proceso son cuatro pasos: te inscribes, subes tu documentación, ubicas los centros de trabajos y después subes planes de capacitación de en qué te vas a capacitar. Nosotros les dimos insumos a los centros de trabajo porque el programa es grande, el programa es para México, un país grande, diverso, de todos los colores, de todas las profesiones. Entonces, partiendo de esa lógica nosotros creamos esquemas muy generales tanto de inscripción como de elaboración de planes de capacitación. Pusimos una guía sencilla de plan de capacitación, de qué va a aprender tu becario cada mes, ‘descríbelo aquí en esta tablita’, entonces les ponemos esta opción a los tutores para que ellos lo suban, por tanto la idea es desde que antes de que lleguen los becarios, los tutores tengan una estructura de qué va hacer el becario al momento de llegar, porque sabemos que este programa es universal, es diverso y también va a llegar a la tortillería, a la papelería, etc., entonces un poco que las personas tengan claro qué es lo que van a ayudarles”.

‘UN PROGRAMA MUY DIVERSO’
De acuerdo con Dayra Vergara, Jóvenes Construyendo el Futuro es un programa tan diverso como México y una de las partes más complejas es adaptarlo a las necesidades de cada región, estado o, incluso, municipio.

“Partiendo de esta columna vertebral del programa, sí estamos buscando que por lo menos los tutores sepan ¿en qué van a capacitar, qué actividades se va a desarrollar y qué habilidades se van a desarrollar? entonces es que se lleva a cabo el seguimiento en esos tres rubros. Desde abril empezamos con revisiones, llevábamos dos meses y medio de operación del programa y lo hicimos con la Unidad de Trabajo Digno de la Secretaría del Trabajo, en donde funcionarios acudían a visitas de revisión y de verificación de la información; es decir, ‘vengo a este centro de atención, tiene becarios, ¿en qué se están capacitando?, les aplican un cuestionario muy sencillo. Eso fue en abril y a partir de agosto, ya empezamos con un proceso de verificación por medio de una aplicación. Se acude a los domicilios de los centros de trabajo y se aplica un cuestionario sencillo, toman fotos de las capacitaciones y esa es la idea. Vamos poco a poco, no es un
tema que ya lo vayamos operando de manera acelerada y todavía no tenemos los resultados, lo estamos implementando”.

La funcionaria explica que el programa ya opera en siete estados de la República de manera progresiva y que el tope presupuestal para el presente año es “poquito más” de 900 mil aprendices.

“Lo bonito del programa es que es un programa muy diverso, por eso hablo de que estamos en este proceso de operación y de consolidación, hablo de que no necesariamente está detenido porque el programa es así, altas y bajas, cambios.

Cada momento hay una cifra distinta porque son un millón de personas, casi un millón de personas. Por ejemplo, yo ahorita me puedo estar capacitando en la Secretaría del Trabajo pero ya no me gusta, me quiero cambiar, entonces hago un cambio, puedo elegir otro centro de trabajo e inicio, entonces en un mes puede haber así 50 mil cambios y ya te cambia el número y es dinámico. Siempre que no haya sido su segunda oportunidad porque si fuera su segunda oportunidad ya no puede elegir porque ya se les acabaron las oportunidades, entonces es muy cambiante el programa por su propia naturaleza”, concluye.