Caloncho está dispuesto a dar masajitos por doquier.

No es que el sonorense criado en Guadalajara haya cambiado de giro y trabaje en un spa.
Lo que el músico trae consigo es un nuevo disco que “acaricia el alma para generar buenos pensamientos”.

En entrevista exclusiva con RED CAPITAL, Caloncho habla de su recién estrenada producción musical.

“Bálsamo surge de la cualidad de la música para sanar, para aliviar. Es un Bálsamo para el espíritu. Me pareció interesante resaltar esa característica del arte y también otra que es el lado incondicional de la misma que también se puede relacionar con la figura materna: siempre está ahí para ti y de ahí el nombre”.

Es un nombre muy sugerente, también habla un poquito de acaricia, de apapacho…

Exacto, un bálsamo bien untado requiere de contacto. Y es lo que requerimos la mayoría de las personas que habitamos esta ciudad, este país y este mundo.

Me siento muy satisfecho con este trabajo. Me encanta el disco, tiene canciones muy personales y por lo tanto es muy honesto y la producción me encantó, me permití muchos caprichos en esta producción como utilizar sintetizadores que quería usar, muchos caprichos productivos.

Foto: (Discos Valiente / Universal Music)

DE HEDONISTA A OPTIMISTA

Bálsamo se estrenó el pasado 11 de agosto con dos sencillos que le abrieron la puerta: Optimista y Hedonista.

¿Así te consideras tú?

Sí, de hecho empecé siendo el personaje hedonista y después me quiero convertir en el optimista. Hedonista fue la primera canción que quedó dentro del disco, la primera que compuse para el disco y Optimista fue la última, entonces es como todo el proceso dentro de esos dos paréntesis lo que tiene de contenido el Bálsamo.

Estaría padre que todos fuéramos hedonistas, lo difícil es ser optimista en estos tiempos.

De eso se trata la canción, que siempre hay algo positivo en lo que te puedes concentrar y si la estrategia es buscar ser optimista, es una gran manera de darse cuenta y agarrarte de eso para ver luz.

¿Cuánto tiempo te llevó todo este proceso de transformarte de un hedonista en un optimista?

Creo que fueron cerca de dos años, como un año y medio en la grabación y como seis meses antes ya había empezado a hacer la preproducción, identificar canciones, fragmentos a desarrollar y medio a conceptualizar para dónde iba. Por eso mi interés de que ya saliera el Bálsamo porque tenía ganas de expresar este nuevo discurso. Tenía rato que lo tenía, seguía cantando mucho los Frutas (sus anteriores dos discos). Se siente loco saber que tienes algo guardado ahí y tenía muchas ganas de presumirlo.

Foto: (Discos Valiente / Universal Music)

MASAJITO EN EL PLAZA

Caloncho presentará Bálsamo el próximo sábado 26 de agosto en el Plaza Condesa donde, asegura, montará “una puesta en escena” apegada a la grabación original en la que él no es el personaje de las canciones, sino el narrador de las mismas.

Lo que más me emociona es poder cantar lo nuevo. Hay un salto gigantesco entre la canción grabada y la puesta en escena, de ahí puede mutar la canción o puede irse a otro rubro y es justo en el momento en el que me encuentro, como mostrándoselas a la banda, que se las aprenda, y ver qué energía queremos generar con las canciones y puesta en escena. Es un proceso bien bonito”.

¿O sea que lo que el público puede esperar es no la repetición del disco sino una recreación de las canciones?

Lo quiero hacer lo más apegado a la grabación, que también eso es parte de este discurso que te digo, no sólo es lírico sino todo lo que quiero expresar musicalmente a nivel producción y a nivel ingeniería. Todo lo que hay detrás de que una tecla suene de la manera en que tiene que sonar, hay un chorro de trabajo de edición, de ingeniera, y esto para llevarlo como una puesta en escena es un camino infinito. Tú decides dónde quieres que suene y cómo quieres que suene. Lo que sí he tratado de hacer con el Frutas, lo hemos tocado tanto que ya le dimos mil versiones y hemos estado cambiándolas constantemente. Esas yo creo que van a seguir en metamorfosis, pero en Bálsamo, la onda es que suene cómo quedó grabado, lo más parecido a como quedó grabado.

Esa es la maravilla de hacer música en vivo, poder darte ciertos caprichos y reversionarte a ti mismo.

Sí, me encanta eso. Es algo que aprecio cuando la canción no es exactamente como en el disco. Hay canciones que sí se vale reversionar para que luzcan más enérgicas o más fuertes, también hay muchas que son, hablando de caprichos, super melosas y no sabes realmente con la puesta en escena que está diseñando la reversión qué va a pasar con ellas.

Cuando hablas de puesta en escena, ¿te refieres a volverte el personaje de tus canciones?

No tengo alter ego en ese sentido. Por lo mismo ha sido bien difícil. Ha sido todo un proceso de aprendizaje y de retos, el ser frontman, estar ahí, tratar de ser alguien que comunique, independientemente de la música, pero no asumo ningún personaje.

¿Si fuera teatro serías como el narrador?

Tal vez.

Finalmente, eso es lo que hace un compositor: contar historias.

Sí, desde el principio no estaba asumiendo eso y es algo que me daba un poco como de miedo, pero no sabía si estaba tomando la decisión correcta, en el no asumir un alter ego, no asumir un personaje sino expresarlo como quién soy. Toda mi vida me han dicho Caloncho, las canciones son cien por ciento realidad, es lo que me ha tocado vivir. Entonces, de la misma manera me subo al escenario. No hago a un personaje sino a mí mismo.

NO COMMENTS