La gente puede decir misa, pero no hay boda, XV años, cumpleaños, despedida de soltera (o), karaoke o aniversario de divorcio en que, en el clímax festivo no suene “llegando a la fiesta, uo-o-o-o-o, te veo besándote con otro… ¡qué poca madre!”

Académicamente se llama música clásica a las obras cultas realizadas en el periodo comprendido entre 1750 y 1820, con formas instrumentales como el concierto y la sinfonía y con genios como Haydn, Mozart y, el último de los clásicos y primero de los románticos, Beethoven.

Popularmente, llamamos clásica a la música que ha trascendido el tiempo y se ha quedado para siempre. Es el caso de canciones como Mátenme porque me muero, La muralla verde, Marielito, Es tan fácil romper un corazón, Kumbala, El diablo o, por supuesto, El final.

Y si a ello agregamos una orquesta y arreglos sinfónicos, pues estas canciones se vuelven doblemente clásicas.

Esto es lo que ocurrió con Rock en tu idioma sinfónico, el concepto creado por Sabo Romo y Eliseo Reyna que reúne éxitos de Caifanes, Ritmo Peligroso, Los Amantes de Lola, Miguel Mateos, Maldita Vecindad, Fobia y otros y que, a dos años de su lanzamiento, sigue de gira y regresa este viernes por cuarta vez al Auditorio Nacional con puros clásicos.

55

Músicos en escena participan en Rock en tu idioma sinfónico, entre la banda de rock, los cantantes, la Camerata Metropolitana y el Coro Euterpe.

“No quiero que suene presuntuoso y si suena pues ni hablar de la peluca, pero finalmente me parece que cualquiera de estas canciones con (orquesta) sinfónica, sin sinfónica, tocadas con una guitarra de palo o palmeándote la batería en el pecho, son grandes canciones con grandes letras, con grandes melodías, con grandes voces; canciones que finalmente se quedaron en el subconsciente de muchísima gente, eso me parece que en automático las pone a la par de cualquier obra de cualquier tiempo”, explica Sabo Romo en entrevista con RED CAPITAL.

17 AÑOS DE EDAD Y 36 DE EXPERIENCIA

Cuando el CD/DVD Rock en tu idioma sinfónico vio la luz hace dos años llovieron las críticas, muchas de ellas agresivas, diciendo que Sabo Romo y sus compinches de Rostros Ocultos, Ritmo Peligroso, Los Amantes de Lola, Fobia, Los Enanitos Verdes, Neón, Bon y los Enemigos del Silencio eran músicos “resucitados” o, por ejemplo, “Cala sólo sabe cantar El final”.

“Más que agresivas, a mí me parece que están un tanto basadas… ni siquiera  te voy a decir que en la ignorancia, sino en esta falta de sentido antropológico de la gente. Rostros Ocultos sacó un disco el año pasado que se llama Monstruos, buenísimo, con el sonido de Rostros Ocultos y el tema es que la gente no lo conoce, pero que no lo conozca no quiere decir que no existe. Entonces, si a mucha gente le parece que mi queridísimo Cala de Villa lo único que sabe cantar es El final pues está chido que piensen eso, la realidad es otra”.

– Y seguramente no han visto a Cala, quien es uno de los mejores frontman que ha habido en la historia del rock mexicano, cantar en vivo,

“Ir a un concierto de Rostros Ocultos es como ir a un concierto de Bon Jovi. Quieras o no, te las conoces todas, todas las has oído”, remata Sabo.

– Y tú ves a Cala en el escenario y es un chamaco, igual que a Piro (de Ritmo Peligroso). Parece que el rock and roll tiene algo que hace que la gente no envejezca?

“O por lo menos uno envejece con dignidad. Yo manejo la teoría de que tengo 17 años de edad y 36 de experiencia. Es como si a estas alturas yo me cuestionara a quién le gusta mi pantalón corto y a quién no. Me gusta a mí y con eso es más que suficiente, ni voy a polemizar en este tema ni en otros temas que me parece que, como bien dices, son más bien agresivos, pero sobre todo que no tienen fundamento. Ese para mí ese es el punto, si tienen fundamento le entramos al debate con mucho gusto”.

CELEBRAN LA MÚSICA Y LA AMISTAD

En plena época milenial en la que, con la inmediatez y el sentido de urgencia y “novedad”, pareciera ser que una canción que se hizo hace un mes ya es “vieja”, Sabo Romo rescata el sentido universal y atemporal de la música.

EL SINFÓNICO II

Sabo Romo y Eliseo Reyna no se duermen en sus laureles y ya prepararn el Rock en tu idioma sinfónico II.

“Viene muy chido. Suena a cábala, pero, casualmente lo vamos a grabar en agosto próximo y saldrá a la venta en noviembre. Exactamente los mismos meses en que hicimos lo mismo con el primer RETIS”.

“John Lennon va a tener 40 años de muerto y antes de morir dijo: ‘toda la música ya está hecha’. Y lo único que ha pasado, de estas muy atinadas palabras es que desde antes al día de hoy, es darle la vuelta y reciclar y darle la vuelta y reciclar. Por eso finalmente, este Rock en tu idioma sinfónico nunca lo abordamos como eso, como un afán de reciclaje o de acudir a la nostalgia, aunque hay mucha gente que lo ve así y es muy válido además.

“Lo abordamos más bien como un tema de celebración de lo que hemos sido capaces de hacer a lo largo de casi 40 años, de agradecerles a Ricardo Ochoa (Peace and Love, Kenny y los Eléctricos), a los Dug Dug’s, a (Guillermo) Briseño, a La Revolución de Emiliano Zapata, a toda la banda que antes que nosotros tuvo que tragarse el doble de mierda para poder hacer las cosas y no es que nos la hayan dejado más fácil sino que nos dejaron experiencia que muchos de nosotros hemos asumido o hemos asimilado de la mejor la forma”.

Cuando uno platica con Gasú Siqueiros de Los Amantes de Lola, Piro de Ritmo Peligroso o Humberto Calderón de Neón, las anécdotas sobre sobre “los viejos tiempos” y la gira de Rock en tu idioma sinfónico son interminables y de ésta última, tal vez lo que más rescatan es el reencuentro de ellos como personas, como amigos, como compañeros de mil batallas.

“Sobre todo porque nos podemos ver con mayor frecuencia, nunca hemos dejado de ser amigos que es otra cosa muy importante: por encima de cualquier cosa, somos amigos. Ahora tenemos la gran ventaja, la gran fortuna de estar tocando juntos otra vez como solíamos hacer hace muchos años, y estar compartiendo no sólo el tema musical, sino experiencias de vida, estar refrescando muchas historias -la mayoría de ellas, desgraciadamente impublicables-, estar refrescando todo eso con esta posibilidad que nos hemos inventando de vernos más seguido y de estar tocando juntos también es increíble. La verdad es que este proyecto en más de un sentido, sobre todo emocionalmente, nos ha sobrepasado a todos”, explica Sabo Romo.

LA HISTORIA DE UN CLÁSICO

Hace dos años Rock en tu idioma sinfónico vio la luz, pero en realidad es un proyecto que tardó muchísimo más en gestarse según cuenta Sabo.

“Tiene dos años de haberse realizado y como seis de haberse pensando, si no es que ocho. Desde el día cero que lo pensé junto con Eliseo Reyna, lo único que queríamos hacer era celebrar. No teníamos otra intención.

“Yo desde luego tenía muchas ganas de estar involucrado en un proyecto de este tamaño con gente talentosísima, con grandes amigos y carnales, con gente que ha influido mucho en mi vida personal y musical y con el plus de la orquesta sinfónica, que eso viene desde mi infancia, de que me gustaba el rock progresivo y siempre aluciné ¿cómo era posible que a alguien se le hubiera ocurrido fusionar música de siglos anteriores, de grandes compositores con rock y a la vez, hacer música propia? te hablo de bandas como Focus o Emerson, Lake and Palmer; muchas bandas de los 70s, de cuando era niño, que hacían una fusión alucinante de esto, y creo que desde entonces un tanto inconscientemente traía esta idea.

 

“Entonces cuando, finalmente, después de que pasaron 30 años, descubro que soy parte de ello, que soy parte de, vamos a decirlo así, de esta segunda generación del rock en español, que no somos más que una consecuencia de las bandas de los finales de los 60 principios de los 70, que si bien cantaban en inglés pues eran más las mexicanas que estaban haciendo su esfuerzo por sonar en la radio o por tocar en los dos lugares que había para tocar y desde luego muchos de ellos lograron conjuntarse en un evento importantísimo hace casi 50 años que fue el festival de rock de Avándaro.

“Descubro que soy parte de esto junto con una banda importante de amigos y demás. Lo único que queda desde luego es acudir a su generosidad y a su talento y hablar con Leonardo de Lozanne (Fobia), con Piro (Ritmo Peligroso), con Marciano Cantero (Enanitos Verdes), con Rafael Sánchez (La Unión), con Kazz (Los Amantes de Lola), con Cala (Rostros Ocultos), con Miguel Mateos, comentarles lo que estábamos haciendo. Nosotros íbamos un paso adelantado, cuando hablamos con ellos ya teníamos una gran parte de los arreglos, se los mostramos y todo mundo afortunadamente se subió al avión con lo mejor de su talento y de su corazón y entonces así fue que lo realizamos”.

ESTA NOCHE, EL CUARTO AUDITORIO

Este viernes, RETIS (como han abreviado a Rock en tu idioma sinfónico) se presentará por cuarta ocasión en el Auditorio Nacional con más de 55 músicos en escena que incluye la banda de rock conformada por Sabo Romo en el bajo, Arturo Ybarra de Rostros Ocultos y Gasú Siqueiros en las guitarras, Chiquis Amaro en la batería, Piro, Kazz, Leonardo, Cala y demás en las voces, la Camerata Metropolitana y el Coro Euterpe, más de 55 músicos en escena tocando y mostrando el poder de la música.

“Aunque mucha gente no me lo cree, el mejor espectáculo lo tenemos nosotros con el público maravilloso de frente, porque el público ahora no son solamente los contemporáneos, es decir los que nacimos en los 60s. Van ellos, sus hijos y en más de un caso los nietos.

No sabes la cantidad de gente joven que se ha interesado en el proyecto, que se ha interesado por saber de dónde viene mucho de lo que pasa hoy, por saber quién es Bon y los Enemigos del Silencio y ponerse a hurgar un poquito en los discos de los jefes o del tío pacheco y encontrarse la joya de discos que hacía Bon hace 30 años, o encontrarse discos de Ritmo Peligroso como En la mira o Déjala tranquila, esos discos de los 80s, tiene también muchas connotaciones porque al final como bien dices es el poder de la música como dices, es el poder de la música atemporal”.

Dónde: Auditorio Nacional
Cuándo: 16 de junio
Horario: 20:30 hrs.
Costo: $390 – $1,820

NO COMMENTS