Honor a los perros rescatistas del 19S

0
1400
views
Durante los trabajos de rescate en la CDMX, los perritos demostraron ser héroes de cuatro patas

La Fridamanía resultó en un fenómeno en medio del desastre.

México se enamoró de esta rechonchita labrador blanco que, con su arnés, goggles y botitas azules recorrió los escombros en busca de vidas para rescatar y que incluso también realizó tours de prensa en la televisión para encantar aún más al público.

Y junto a Frida siempre estuvieron Evil y Ecko, dos pastor belga malinois que hacen el mismo trabajo que ella. Todos pertenecientes al Equipo de Búsqueda y Rescate (BREC) de la Secretaría de Marina Armada de México.

Frida, la perrita favorita de México.

En este salón de la fama de los héroes de cuatro patas no hay que olvidar a Titán y Akela, pastor belga malinois del Cuerpo de Bomberos de Silao, Kublay, de la Policía Federal; Nala, golden retriever del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) y muchos perros más que demostraron, por enésima ocasión, que efectivamente, son los mejores amigos del hombre.

¿ABUSO ANIMAL?

Apenas se comenzó a notar el intenso trabajo que realizan estos perros de rescate, surgieron los “animalistas” o “animalovers” hablando de “abuso animal” al someter a estos canes a largas jornadas e incluso diciendo que estas experiencias son traumáticas para ellos.

¡TOTALMENTE FALSO!

Frida, Evil, Ecko, Titán, Akela, Kublay, Nala y todos los demás son PERROS DE TRABAJO ¿y saben una cosa? a los perros de trabajo ¡les encanta trabajar! Para eso fueron hechos.

Hay que recordar que todas las razas de perros descienden del lobo y el can es la única especie animal que ha sido modificada genéticamente por el hombre a lo largo de milenios para conveniencia mutua.

Así, los labrador y golden retriever como Frida y Nala son perros cobradores, cuyos instintos se basan en “cobrar” (recoger la presa) lo que ha cazado su dueño humano. Basados en su poderoso olfato y gran energía, son razas que ansían olfatear, rastrear y correr.

De la misma manera, Evil, Ecko, Titán, Akela y Kublay son pastor belga malinois, una raza considerada entre los canófilos como “súper perros”, pues tienen una capacidad olfativa impresionante, un gran instinto de presa, una energía que los hace incansables y una súper inteligencia que les permite aprender prácticamente todo lo que se les enseña. Son perros aptos tanto para guardia y protección como para detección de narcóticos o búsqueda y rescate.

Por supuesto, todo tiene un límite y para muestra el episodio de cansancio que sufrió Titán, pero ¿saben el nivel de cuidados que tienen estos perros? todos comen alimento premium alto en proteínas y son mimados cuando deben ser mimados, porque todos trabajan al máximo y son felices haciéndolo porque para eso fueron hechos ¿y saben qué piden a cambio? su juguete favorito, una golosina o la caricia de su adiestrador.

LA IMPORTANCIA DEL BINOMIO

Mucho se habla de estos héroes caninos, poco del fulano que sujeta la correa por el otro extremo, que, por cierto, es un humano.

Estos impresionantes perros no harían ninguna de sus proezas si no estuvieran dirigidos por su adiestrador.

Por eso, la manera correcta de llamarlos es binomio, sí, porque son dos: el humano y el perro, quienes trabajan juntos, viven juntos, comen juntos y, fuera del trabajo son un par de buenos amigos como la mayoría de las personas y sus mascotas.

Es necesario ese nivel de compenetración entre el hombre y el can para que exista el nivel de coordinación requerido en las misiones que les son asignadas y esta relación existe desde que el perro es cachorro, es su adiestrador quien lo ha acompañado en su desarrollo y ha aprendido junto con él el lenguaje que les permite comunicarse entre ambos y llevar a cabo sus asignaciones.

NO SON MASCOTAS

Con la Fridamanía en plena efervescencia, ahora se corre el riesgo de que los niños (y adultos) quieran tener su propia Frida o su propio Ecko o Evil.

ADVERTENCIA: los perros de trabajo no son mascotas. Un labrador y sobre todo un pastor belga malinois son perros tremendamente energéticos que requieren muchísima atención por parte de sus dueños, esto significa ejercicio DIARIO al menos de dos horas, adiestramiento mínimo de obediencia avanzada.

No queremos que la ciudad se llene ahora de labradorcitos y pastorcitos belga que terminarán abandonados al ver que no se convierten en perros rescatistas.

Los perros de trabajo como nuestros héroes han sido seleccionados desde cachorros de criaderos especializados a partir de sus aptitudes naturales e incluso en una camada pueden servir solo uno o dos perros para trabajar, el resto no pasa esa primera prueba.
Así que no pretendamos volvernos rescatistas de la noche a la mañana. Si nos encantó la labor de estos animales, aprendamos poco a poco sobre adiestramiento canino.

Comencemos por la obediencia básica y paulatinamente busquemos a los adiestradores profesionales que nos pueden ayudar a sumergirnos en el fascinante mundo del deporte canino como el ring francés o el IPO, competencias de alta exigencia para perros como los que hoy admiramos.