Joaquín Sabina lo niega todo

0
1144
views
JOAQUÍN SABINA buscó escaparse de su propio mito en su nuevo disco.

Para muchos Joaquín Sabina es el último poeta de la música pop y no les falta razón.

El español ha hecho todo para ganarse el título más difícil de conseguir entre los cantautores: poeta.

Porque no solo se trata de escribir letras complejas, profundas o estremecedoras, sino de llevar una vida apegada a los cánones que dicta la bohemia.

Y si de bohemios se habla, habría que poner en primer lugar a Joaquín Sabina. Son épicas sus trasnochadas de tequila, cigarro y guitarras, una combinación no muy sana pero tremendamente productiva en la creación.

LA HORA FAVORITA DE JOAQUÍN. “Esa en la que te das cuenta de que dos copas eran demasiadas pero tres ya son pocas”.

Así, el cantautor español regresa a la Ciudad de México para presentarse durante cuatro noches en el Auditorio Nacional con fechas que fueron reprogramadas debido a una operación de una hernia ventral a la que tuvo que someterse a principios de marzo pasado.

Joaquín Sabina presentará en el Coloso de Reforma su más reciente producción discográfica Lo niego todo, décimo octavo álbum en su carrera, grabado tras siete años de ausencia en los estudios.

Con este disco, producido por el cantautor y músico Leiva, en colaboración con el poeta Benjamín Prado, Sabina inició una gira por diversas ciudades de España, y ahora llegará al foro que ha sido testigo de su éxito, donde ha realizado más de 30 presentaciones, de las cuales 13 han sido junto al también cantautor español Joan Manuel Serrat. Su más reciente visita al Auditorio Nacional fue en 2015, cuando celebró 15 años del lanzamiento de su disco 15 días y 500 noches, con cinco conciertos.

“MIS MUSAS SUFRÍAN VÁRICES”

Lo niego todo, lanzado el 24 de marzo pasado, es el primer álbum con temas inéditos de Joaquín Sabina en ocho años luego de Vinagre y rosas (2009).

“Mis musas sufrían varices”, fue la explicación irónica, muy a su estilo, que dio el compositor. “Las canciones se quedaban muy lejos de como las había soñado”, agregó un poco más en serio.

Su cómplice poético en este trabajo es Benjamín Prado, quien escribió respecto a Lo niego todo: “¿De dónde salen las canciones? Del mismo sitio al que van a morir los pájaros. No lo sabemos, pero sí que también se parecen a ellos en otra cosa: si las quieres, las tienes que cazar al vuelo. Antes de encontrar su nombre y dárselo al disco completo que por entonces ya tramaba Joaquín Sabina, Lo niego todo empezó como siempre, con una idea suya: quería hacer una canción contra su propio mito, aparecer en ella como alguien que si nunca fue del todo la persona de la que hablan cuando se refieren a él, a estas alturas tiene muy poco que ver con ella”.

Sabina dijo a Prado: “ya sabes, se trata de cambiar la leyenda del calavera, el juglar del asfalto y el profeta del vicio, como me llamaron en un periódico de Chile, por la imagen de un tipo que llora con las películas de sobremesa los domingos por la tarde”.

Prado continúa: “Una tarde, en el restaurante Casa Bigote, en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, aparecieron los primeros versos y, sobre todo, encontramos el truco que hace falta para hacer magia: aquella estructura basada en la negación, lo niego todo, esto y lo otro, lo bueno y lo malo, lo que me atribuyen y lo que puede que sea… Ahí estaba, era ella, había que atraparla y empezamos a disparar en todas direcciones. Volvimos a casa y no paramos de buscar y encontrar. La sensación que íbamos teniendo era la mejor posible, esa que hace que cada palabra no parezca que la pones tú, sino que es ella la que ocupa el lugar que le corresponde…”

Así surge la poesía.

DÓNDE: Auditorio Nacional
CUÁNDO: 14, 16, 23 y 28 de mayo
HORA: 18:00 horas (domingos) 20:30 horas (martes)
PRECIO: $300 – $3,500