Arcos del Sitio, donde acaba el camino

0
3032
views

¿Alguna vez has llegado al final de una carretera? ¿Te has dado cuenta de que siempre los caminos siguen y siguen y el que se aparta de ellos eres tú, pero nunca les ves el fin?

Pues hay un lugar donde la carretera se acaba. Sí. Simplemente, el trayecto termina en un punto y ya no hay más camino que el regreso.

Nos referimos a Arcos del Sitio, un lugar donde la carretera acaba y se convierte en un espacio abierto que podría ser infinito porque tus ojos no alcanzarán a ver el final del campo donde está ubicado.

El lugar es bellísimo, amplio, despejado e ideal para un día de campo dominguero. Lo mejor: está a tan solo 45 minutos de la Ciudad de México.

Ahí puedes ir con toda tu familia, incluyendo al perro, que se divertirá como enano corriendo salvajemente por las verdes laderas o se dará un rico chapuzón en el río o la pequeña laguna.

UN ACUEDUCTO SIN AGUA

El Acueducto de Xalpa conocido también como Arcos del Sitio, se encuentra ubicado a 29 KM al noroeste del centro de Tepotzotlán por la carretera estatal nú- mero cinco, Tepotzotlán-Villa Del Carbón.

Es una obra arquitectónica construida por los frailes jesuitas a principios del siglo XVIII para llevar agua del río del Oro, que nace en el monte del Pinal, hasta la hacienda de Xalpa, empleándola en el riego de tierras y demás menesteres de la finca. La obra estuvo dirigida esencialmente por el Padre Santiago Castaño, aunque quedó inconclusa por algún tiempo debido a la expulsión de los jesuitas en 1767, finalmente fue terminada en 1854 por ordenes de Don Manuel Romero de Terreros, tercer conde de regla y quién heredó la hacienda.

Acueducto

El acueducto no tiene adornos de ninguna clase pero su monumentalidad y su singular belleza la podemos encontrar en su arquería, con un total de 43 arcos repartidos en cuatro niveles, alcanzando una altura de 61 metros, y una longitud de 438 metros aproximadamente, considerándose así como él más alto de Latinoamérica y una importante obra arquitectónica hidráulica de los siglos XVIII y XIX.

Actualmente, el acueducto no lleva agua, pero sí es un excelente lugar para caminar sobre él y apreciar el imponente paisaje de este valle mexiquense.

PARAÍSO DEL ECOTURISMO

Arcos del Sitio es el lugar idóneo para realizar actividades de ecoturismo como senderismo y bicicleta de montaña; el lugar cuenta con estacionamiento, locales de comida, un centro de educación ambiental, alberca con chapoteadero, área de acampado, tirolesa, viveros, enfermería, zonas de asadores, puentes colgantes, renta de caballos y miradores turísticos.

Es una excelente combinación entre la belleza de los paisajes naturales y la belleza creada por el hombre con este magnífico acueducto, que además fomenta la convivencia y la cultura del medio ambiente.

¿QUÉ COMER?

Aquí no hay vuelta de hoja. Las quesadillas, sopes y tacos son la opción. Aunque también hay restaurantes con todo tipo de comida. Si lo prefieres, hay asadores para que lleves tu propia carne y hagas una parrillada inolvidable.

¿CÓMO LLEGAR?

Si vas en automóvil, es lo más fácil del mundo. Toma la carretera México-Querétaro y antes de pasar la primera caseta de cobro, desvíate hacia Tepotzotlán. Una vez en este pueblo mágico toma la carretera hacia Arcos del Sitio y en 25 minutos estarás en este centro ecoturístico.

En transporte público, toma un camión o pesero hacia Tepotzotlán. (Estos salen de la Central de Autobuses del Norte o del Metro Toreo) y al llegar al centro del pueblo, súbete a un pesero hacia los Arcos del Sitio. Está facilísimo y muy cerca de la CDMX.