Transmitirán documental El corazón resiliente en televisoras públicas

Conoce el trabajo del cardiólogo Valentín Fuster para detener la primera causa de muerte en el mundo

0
1338
views

El Canal Once de televisión, en su señal 11.1, lo mismo que el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), Canal 22 y la Dirección General de Televisión Educativa de la Secretaría de Educación Pública (DGTV) estrenarán este domingo 21 de enero el documental El corazón resiliente.

La producción dirigida por Susan Froemke, nominada al Oscar y ganadora de un Grammy en 2002, y conducida por el cardiólogo Valentín Fuster, habla sobre los factores de riesgo que actualmente amenazan a la salud humana, así como lo que se puede hacer para tener un futuro sano para la sociedad mundial.

Sobre el documental que será transmitido este domingo a las 21:00 horas, Luis Eduardo Garzón, coordinador de Canal Once, reconoció el esfuerzo de las televisoras mencionadas para transmitir este documental, al que llamó “inspirador y muy pertinente”.

Aseguró que su contenido “será de gran interés tanto para la audiencia como para los especialistas del ramo”, de acuerdo con un comunicado de la televisora del Instituto Politécnico Nacional.

El corazón resiliente fue producido en 2017 por Ginger Brown/Mermaid Media. Valentín Fuster es médico cirujano egresado de la Universidad de Barcelona, ex presidente de la Asociación Americana de Cardiología y ganador en 1996 del Premio Príncipe de Asturias para la Investigación Científica y Técnica.

El especialista señala que de esos siete factores fundamentales, dos son físicos, es decir la presión arterial alta y la obesidad; dos químicos, colesterol elevado y diabetes; y tres de conducta, fumar o no, hacer ejercicio o no, así como aspectos de nutrición asociados al consumo de sal, azúcar y otros alimentos.

“El futuro está en promover la salud en niñas y niños de entre tres y seis años. En cuanto a los adultos, éstos trabajan cuando están motivados por otros adultos, por lo que se deben realizar acciones en comunidad”, indica.

Y en ese sentido, recomienda que lo que la sociedad aprenda de la ciencia en cuanto a salud sea utilizado como herramienta educativa para personas de distintas edades en cuestiones que pudieran ser empleadas por los gobiernos para generar un impacto positivo en la población.