Nina, la niña come libros te hará gritar de diversión

Julieta Bracho y Mauricio Herrera apadrinarán este montaje que se presenta en el Teatro La Carpa a las 12:30 horas

0
146

Una ventaja de esta obra es que puedes decirle sus verdades a los personajes. Puedes gritarle al Quijote de la Mancha y reclamarle a Baldor por haberte torturado con su álgebra. Eso es posible porque el montaje Nina, la niña come libros es teatro-cabaret para toda la familia.

La obra de teatro cabaret escrita  por Talia Loaria, se presentará los domingos de mayo en ese foro que por las noches se llama El Vicio, pero que por arte del cabaret infantil cambiará su nombre: será La Carpa, para dar cabida a este ciclo en el que los niños y las niñas disfrutarán de una obra en la que pueden integrarse con juegos, baile, risas y hasta gritos.

“Lo maravilloso de este formato de cabaret es que no tienes que tener a los niños callados o regañarlos para que se estén quietos. Es posible que le hablen a los personajes y que ellos, claro, les contesten”, explica Loaria, quien recuerda que el proyecto se originó como una forma de empoderar a su hija y a las niñas.

“En casa nos gusta mucho leer, pero un día me di cuenta de que la mayoría de las historias eran protagonizadas por niños. Son ellos los que salen a salvar el mundo mientras que las niñas se quedan en casa esperando a que el príncipe les resuelva la vida”.

Con la idea de cambiar esta realidad, aunque fuera en un cuento, Loaria escribió Nina, la niña come libros, inspirada en su hija. “La idea de escribirlo para mi hija es que le apasione el mundo de los libros y aprenda que ella es la protagonista de su historia y que si quiere ser la más inteligente del mundo, puede lograrlo”.

Esa es la anécdota que desata la historia: un día, Nina da una peculiar interpretación a una frase que escucha en la escuela. A partir de ese momento decide comerse todos los libros que encuentra a su paso para llegar a ser la más inteligente del mundo.

Es así que comienza un recorrido en el que aparecen desde Don Quijote de la Mancha hasta La isla del tesoro. “Todos los libros –dice Loaria– que se come Nina fueron títulos importantes para mí. Por ejemplo, yo tenía ocho años cuando leí por primera vez El Quijote… ¡por supuesto, luego me di cuenta que no había entendido muchas cosas! Pero tuve desde muy niña mi versión de ese libro”.

Nina, la niña come libros ya tuvo un estreno mundial en el Festival Internacional de Cabaret del año pasado y ahora vuelve para una temporada durante todo el mes de mayo.

Para Talia el objetivo de estas funciones es claro: “Quiero que todas las mujeres sean protagonistas de sus propias historias y sepan que no tienen que estar esperando al príncipe azul, que fue lo que nos enseñaron a nosotras, porque nos hicieron creer que no éramos capaces”.

La alusión generacional de Loaria también está en la obra: la primera escena es la de una abuela que comienza a contar la historia de Nina. “Vemos transcurrir las situaciones y los personajes pero al final descubrimos que Nina es la propia abuela contando su historia”.

El elenco está conformado por Julieta Bracho en el papel de la abuela y los niños Emiliano Valverde y Luka Herrera, además de Michelle Virúes y Betzabé Jara.

Después de la temporada de Nina, la niña come libros, en la misma La Carpa y también los domingos, pero de julio, se presentará el estreno de Luka y su otra mitad, la segunda obra de cabaret infantil de Loaria y que también está inspirada en una experiencia personal.

“En este caso fue con mi hijo, Luka, quien un día quiso comprar unos tenis rosa y combinarlos con ropa también rosa. Así fue a la escuela y todos se burlaron de él. Le escribí entonces un cuento para tratar de explicar que no tenía por qué renunciar a sus deseos sólo por el hecho de que otros lo critican”.

El cuento sigue ahora los mismos pasos que el anterior y se convierte en obra de teatro que se podrá ver los domingos de julio en La Carpa.

 

NO COMMENTS