¿Estornudas frecuentemente?

Hay varios factores que pueden desencadenar la rinitis y si no se atiende a tiempo podría desencadenar padecimientos graves como neumonía

0
1012
views

Si no estás enfermo de gripa o con síntomas de un probable resfriado y estornudas frecuentemente, presentas flujo nasal transparente y lagrimeo constante todas las mañanas, debes prestar atención a estas reacciones, ya que puedes tener rinitis y no lo sabes.

La rinitis es la inflamación de la mucosa de las fosas nasales que se caracteriza clínicamente por síntomas como estornudo, prurito (picor) nasal, rinorrea y drenaje y/o secreción postnasal.

 

Hay dos tipos de rinitis: alérgica y no alérgica. La primera puede ser estacional o perdurable y se presenta cuando inhalas algo a lo que eres alérgico como los ácaros del polvo, la caspa de animales o el polen. A la rinitis alérgica se le denomina fiebre del heno cuando ésta es causada por el polen de las plantas y otras partículas que están presentes en el aire.

La rinitis no alérgica puede ser infecciosa (causada por virus o bacterias); hormonal (consecuencia de hipertiroidismo o embarazo); física (provocada por frío o humedad en el ambiente); vasomotora (ocasionada por el uso de medicamentos vasoconstrictores nasales); mecánica (generada por tabique desviado o tumores); medicamentosa (por el uso de antidepresivos, vitamina A y progesterona); hipertrófica (asociada a sinusitis polipoidea); y atrófica (que es causada por la reducción de los cornetes inferiores que se inflama la mucosa al pasar el aire.

Así que si tienes los ojos congestionados que lagrimean en exceso y no puedes respirar libremente y con facilidad porque tus senos nasales están congestionados, acude con un doctor lo antes posible, porque además de que puede llegar a provocar frecuentes dolores de cabeza e irritabilidad, este padecimiento podría degenerar en sinusitis, bronquitis e incluso llegar a causar neumonía.