Edomex: ¿usted les cree a los candidatos?

0
356

Las elecciones en el Estado de México ya están aquí y, como regularmente ocurre en nuestra bella nación, no hay a cuál irle. No es votar por el mejor, sino por el menos “pior”.

Porque hace mucho que las campañas de los políticos han adolecido de propuestas, ideas o ideales. En realidad, hoy las campañas son estrategias de mercadotecnia barata, tan vacías como sus protagonistas que únicamente son movidos por la ambición de poder, de ellos y sus respectivos grupos.

No exagero. Si nos atenemos a sus eslóganes (palabra de origen celta que significa “grito de guerra”), queda claro que los gritos de guerra de los candidatos a la gubernatura más importante de México y preludio de la elección presidencial de 2018, son, sobre todas las cosas, pobres… y vacíos; frases huecas de publicistas idiotas.

“Fuerte y con todo”, parece gritar (parece, porque no lo logra), el priísta Alfredo del Mazo mientras alza un puño amenazante que más bien quiere decir “si no votas por mí te voy a dar fuerte y con todo”.

Pésimo eslogan, pésima imagen de un candidato con el rostro más bien finito que algunos han encontrado parecido con Felicia Garza, el transexual otrora conocido como el cantautor Felipe Gil.

¿Por qué pésimo? porque la imagen no corresponde con la pretendida fortaleza y dureza del eslogan y, de inmediato, se percibe como falsa. Simplemente no hay modo de creerle, sobre todo si después ve uno su otro grito de batalla “Salario Rosa”, supuestamente dirigido a las amas de casa (con la bonita foto del candidato rodeado de las reinas del hogar). ¿Por fin? ¿Fuerte y con todo? o ¿Salario Rosa?

EL ATENTADO LINGÜÍSTICO

La que se voló la barda en un verdadero atentado contra el idioma castellano es la panista Josefina Vázquez Mota con su lema “Más que un cambio”.

A ver. Definición de cambio/cambiar según la Real Academia de la Lengua Española: “Convertir o mudar algo en otra cosa, frecuentemente su contraria”. O sea que, según la RAE, “más que un cambio” vendría siendo (como dirían miles de mexiquenses) algo similar a quedar igual, porque, si hay algo más allá de un cambio es el estado original de las cosas, lo cual en política se traduce como PAN=PRI. (Lo siento, es cuestión de saber leer).
Bueno, de todas formas, doña Chepina está fuera de la batalla.

“¡SÍ SE PUEDE!”

El “caballo que alcanza gana”, como se ha autonombrado el perredista Juan Zepeda es responsable de una de las campañas más pobres a nivel comunicación. Su paupérrimo grito de batalla es “Sí puede”. ¡Vaya! ¡Qué prodigio de creatividad!
Y, a lo largo del Periférico Norte se ve la sonriente cara del ex mandamás de Nezayork con un prodigio de diseño:

“Gobernar el Estado de México JUAN ZEPEDA Sí puede”

Como se estila en las redes sociales: “baia, baia”. ¡Cuánta imaginación y creatividad! Estaría bien padre que el señor Zepeda nos explicara a los mexiquenses porqué sí puede gobernar si ni siquiera puede armar una campaña decente.
Aunque, en realidad, todos podemos gobernar el Estado de México… con mejores o peores resultados.

LA IDEALISTA-REALISTA

“La esperanza se vota”, de la morenista Delfina Gómez, es el mejor eslogan de todos los candidatos, desde el punto de vista comunicativo.

¿Por qué? Porque apela a un sueño, porque golpea directo a las emociones, porque no es una frase hueca y sin sentido. Es el reconocimiento directo de que las cosas están mal y que, sin embargo, hay una esperanza de que estén mejor y no se queda en el mundo idealista y utópico, convoca a la acción “call to action”, dicen los gringos.

La puntera en las encuestas debe mucho a su equipo de comunicación por la forma como la han plantado ante el electorado: es una mujer sencilla, casi podría ser vecina de cualquiera, “es una de las nuestras”, puede decir cualquier mexiquense.

De modos simples, de léxico pobre y sin adornos, Delfina se perfila, a nivel imagen, como una persona simple, “del pueblo”, que habla como nosotros, que sufre lo que nosotros.

“La esperanza se vota”. ¡Vaya nivel de mensaje el que le armaron a Delfina! De primer nivel, digno del “Yes, we can” de Barack Obama hace 9 años. Mis respetos para los artífices de esta campaña que, no es exageración, tiene a la maestra de Texcoco como la candidata a vencer.

De los demás candidatos, neta, ni vale la pena gastar papel y tinta en ellos. De hecho, para efectos prácticos, la contienda en el Estado de México se ha cerrado en dos: Del Mazo y Delfina, a tal grado que ya el PAN y el PRD se han aliado (reconociendo implícitamente su próxima derrota en el EdoMex) con miras al 2018, directo contra Andrés Manuel López Obrador.

Ismael Frausto
Director Editorial

NO COMMENTS