Depeche Mode arma “bailazo” en el Foro Sol

0
883

Una barda pintada en el Estado de México lo anunciaba desde el año pasado: “BAILAZO! DEPECHE MODE FORO SOL 11 MZO. 2018 (Sic)”. No mentía.

El primer concierto que la agrupación británica brindó en la Ciudad de Mexico como parte de su gira Global Spirit Tour fue una dosis del mejor synth pop, una sobrecarga de carisma y presencia escénica, una lección de sonorización, un repaso por grandes clásicos de la historia de la música pop pero, sobre todas las cosas, fue un bailazo.

Porque ¿quién se puede resistir a ese pum pum durísimo del bombo a 120 bpm (el ritmo al que late el corazón) casi al nivel de la voz principal, a ese bajo comprimido hasta el imposible amarrado a un compás eterno, a esa guitarra y teclados que envuelven el ritmo y a esa voz grave, casi fría, distante y paradójicamente sensual?

La sabiduría popular no miente.

La historia no miente y las tablas escénicas son evidentes. Depeche Mode es uno de los grandes, no queda duda, y su música ha trascendido el género que en los 80s estaba reservado para unos cuantos que calzaban botas industriales y vestían como vampiros futuristas. Hoy, la música de DM es universal y sí, es un acto que invita a volar, a dejarse ir, a viajar, pero, por encima de todo, a cantar ¡y a bailar!

REVOLUCIÓN EN ESCENA

Luego de la apertura de los mexicanos Rey Pila, suena una vieja canción. Revolution de The Beatles, como obertura para el banquete audiovisual que se avecinaba.

Depeche Mode está en escena y Going backwards es la elegida para iniciar. It’s No Good pone a girar al cantante Dave Gahan sobre su eje con una fuerza centrífuga que amenaza con lanzarlo al espacio. Su voz, inconfundible, gélida, sensual, sempiterna, llena el Foro Sol ante los alaridos de las 65 mil personas ahí reunidas.

Fotos: Chino Lemus.

El vocalista derrocha arte en sus movimientos, cierto aire flamenco se aprecia en sus coreografías y, se nota, le encanta estar sobre el escenario y provocar a sus fanáticos.

Barrel of a Gun, A Pain That I’m Used To, Useless, Precious, World in My Eyes y Cover Me desfilan ante el público mexicano. “¡Suenan igualito al disco! ¡está increíble!” expresa emocionada una fan.

El guitarrista Martin Gore regala una bella versión acústica de Insight y con ello deja claro que si Gahan es el frontman, él es el cerebro de la banda.

Dave Gahan y Martin Gore.

Home, In Your Room, Where’s the Revolution, Everything Counts, Stripped calientan la tibia noche cuasi primaveral y con Enjoy the Silence llega el clímax que concluye con Never Let Me Down Again

Un breve encore: Gore vuelve a hacer de las suyas con un acústico de Strangelove y los beats regresan con Walking in My Shoes, A Question of Time y la canción más esperada de la noche, Personal Jesus. “Reach out and touch faith…” con 65 mil personas brincando como si fueran una sola.

El bailazo había terminado.

NO COMMENTS