De regreso a los días de escuela

Elvira Márquez, directora de la Universidad de Vida, nos adentra a este centro educativo único en la CDMX, donde lo que menos importa es la edad

0
725
views
Elvira Márquez Vite, directora de la Universidad de Vida,

Bien se dice que en la vida nunca es tarde para aprender, y en la Ciudad de México existe un lugar que cumple con este dicho al pie de la letra. Se trata de la Universidad de Vida para Adultos Mayores, un espacio de aprendizaje y esparcimiento al que actualmente asisten más de 900 personas diariamente.

Gracias a los cursos impartidos por maestros del CECATI, los alumnos de la UNIVI pueden tomar cursos de computación.

Inaugurado en mayo de 2013 por Víctor Hugo Romo, ahora alcalde de Miguel Hidalgo, la Universidad de Vida es un centro social que brinda a los adultos mayores herramientas, apoyos y conocimientos que les permitan tener un desarrollo humano integral y mejores condiciones de vida, fomentando la integración, participación y su desarrollo en la sociedad.

Este centro educativo está a cargo de Elvira Márquez Vite, activista social de 62 años que conoce de fondo los problemas que enfrentan las personas de la tercera edad. En su experiencia cuenta con la fundación de la escuela de desarrollo humano del Instituto Politécnico Nacional, el cual formó hace más de cuarenta años.

Márquez Vite fue amiga de la fundadora de la Universidad, Adriana Luna Parra, feminista, psicóloga, activista en defensa de derechos humanos y luchadora social mexicana.

“La idea de la licenciada Adriana Luna Parra era contar con un lugar en el que se dignificara al adulto mayor. Hasta estos días la escuela mantiene la filosofía con la que ella la fundó”.

Al objetivo con el que nació esta escuela, Elvira Márquez le agrega ahora un punto de suma importancia para este grupo vulnerable: la seguridad económica. “Cuando la persona se hace anciana, aunque tenga mucha sabiduría, es hecha a un lado por sus familiares y la sociedad.

Es importante que el adulto mayor pueda autoemplearse; lo que queremos es darles la oportunidad de aprender un oficio para que siga formando parte de la actividad económica de la ciudad”.

En esta singular Universidad, los alumnos pueden tomar clases de guitarra,
computación, inglés, yoga y mucho más.

Para alcanzar este propósito para sus alumnos, la directora concretó acuerdos con el IPN y los Centros de Capacitación para el Trabajo Industrial (CECATI), instituciones que ya ofrecen especialidades y cursos a bajo costo para aquellos adultos que quieren aprender de computación, electricidad, electrónica, diseño de modas, entre otras.

UN LUGAR CON MUCHA VIDA

Al ingresar a la Universidad de Vida es imposible no contagiarse de la energía y buena vibra que reina en las aulas y sus jardines. Mientras en un salón se da una clase de nutrición, en la de a lado una decena de alumnas son parte de los talleres de costura.

En los salones del primer piso se oye al coro de la universidad practicando canciones de danzón. Al lado, los sólidos taconazos salen de la clase de danza popular y regional. La nostalgia recorre los rincones del lugar, como si de un flashback a los días de secundaria y preparatoria se tratara.

Entre las actividades que se brindan también se encuentra la activación física (cuenta con un gimnasio al aire libre), computación, inglés, yoga, disciplinas orientales, gastronomía, pintura y clases de belleza, todos, en su mayoría, ofrecidos por voluntarios que ofrecen su tiempo y talento.

Aquí la amistad y camaradería son cosa de todos los días. Incluso, es posible encontrar a padres con sus hijos adultos mayores asistir a los distintos cursos que buscan fomentar la salud física y emocional de los alumnos, porque al final, todos los días se puede aprender algo nuevo.

Requisitos para ser partede la Universidad de Vida :
• Dos fotografías tamaño infantil
• Copia de la CURP
• Comprobante de domicilio
• Copia de INE
• Certificado médico

Dirección: Calzada Legaria 373, colonia México Nuevo
Lunes a Viernes de 08:00 a 20: 00 hrs.
Sábados de 08:00 a 14:00 hrs.