Una lluvia de emociones con Shakira y su camino dorado

A pesar del retraso por la fuerte lluvia, Shakira se presentó´ante 50 mil almas que corearon cada uno de sus éxitos.

0
282

Colaboración especial de Edwin López y fotografías por César Vicuña (OCESA)

Tras siete años de su última visita a México, Shakira regresó para complacer a todos sus fans con un show impresionante plagado de luces y pirotecnia en el Estadio Azteca.

A pesar de que la lluvia generó un retraso de casi una hora para que iniciara el show, eso no detuvo a que los más de 50 mil fans reunidos afinaran sus voces e interpretaran los éxitos de la colombiana, además de calmar los nervios con un video que ella misma subió a su cuenta de Instagram, disculpándose por el retraso, pero en cuanto cesaran los relámpagos ella saldría a mojarse con su público.

Minutos antes de iniciar el show, las luces se apagaron, el coloso se ensordeció con el grito de la multitud, mientras que de fondo se hacía sonar “Clandestino”, momentos después, las ovaciones se volvieron a repetir y Shakira se hizo presente en el escenario; “Estoy aquí” fue el tema elegido para arrancar el primero de sus dos conciertos en la ciudad.

Es un milagro que pueda presentarme esta noche, considero a México mi hogar”, fueron las palabras que mencionó Shakira, para continuar con el show. “Nada”, tema que se desprende de su más reciente producción, el cual, dejó muy en claro, que sus fans podrán seguir a la colombiana en todas y cada una de sus etapas musicales, puesto que esta gira “El Dorado World Tour”, logra marcar todas y cada una de esas etapas por las que ha atravesado la cantante.

La noche nos llevó por un vaivén de emociones, con la combinación exacta de los bailes de “Perro Fiel/El Perdón”, la melancolía de “Inevitable” y la sensualidad de “Chantaje”, las cuales el público no de dejó de cantar de principio a fin.

Shakira sin duda se ha dado a conocer por sus impresionantes movimientos de cadera y entre humo, luces enfocadas al escenario, cinturón de monedas y esos bailes sensuales que la caracterizan la llevaron a interpretar “Suerte”, en combinación de risas y saltos.

Esta es una de las primeras canciones que escribí, Antología”, sin duda alguna uno de los momentos más icónicos de la noche, mientras las luces de los celulares, convirtieron el Estadio Azteca en un cielo lleno de estrellas relucientes y las voces entre cortadas acompañaron a Shakira.

Tristemente la noche estaba por llegar a su fin y la combinación eufórica de “La La La” y “Waka Waka” llevaron a hacer un corte intermedio, para que luego de una pausa, Shakira regresara a tener un encuentro más cercano a sus fans y caminar entre ellos, mientras interpretaba “Hips Don’t Lie”.

La noche llegó a su fin, entre luces de colores, miles de papelitos volando por el cielo, fuegos artificiales y “La Bicicleta” sonando de fondo. Es así, como la primera de las dos noches de “Las caderas no mienten” culminó.

NO COMMENTS