Una elección histórica para el Estado de México

Por primera vez en 9 décadas, los mexiquenses podrían tener alternancia en su gobierno; en medio de una guerra sucia, el abstencionismo es el principal obstáculo a la democracia

0
747

CONSULTA LOS RESULTADOS DEL PREP 2017 EN EL EDOMEX

Tal vez muchos no se han dado cuenta pero las elecciones del próximo domingo 4 de junio en el Estado de México son uno de los eventos más importantes en la historia reciente de nuestro país.

Y lo son no solo por la influencia que pueden tener en la elección presidencial de 2018, sino porque por primera vez en 92 años existe la posibilidad real de que el próximo gobernador mexiquense no salga de las filas del Partido Revolucionario Institucional.

Desde 1925, el estado más poblado de México ha sido gobernado por miembros del PRI (o sus antecesores Partido Nacional Revolucionario y Partido de la Revolución Mexicana) y es considerado por la clase política como “la joya de la corona”, pues al tener el padrón electoral más grande y aportar los mayores recursos económicos al Producto Interno Bruto, su control se vuelve estratégico para las aspiraciones de poder de todos los partidos.

Sin embargo; aunque están registrados seis candidatos, las encuestas marcan únicamente a dos con posibilidades de triunfo: Delfina Gómez del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y Alfredo del Mazo del PRI. Unas colocan a la morenista arriba del priísta, otras exactamente al revés, pero la diferencia entre ambos es un virtual empate.

De los demás candidatos, ni un milagro los podría hacer gobernadores. Están muy lejos ya.
RED CAPITAL consultó al periodista, analista y escritor Álvaro Delgado para ampliar el panorama de los próximos comicios mexiquenses.

“Para empezar es la elección más competida en la historia del Estado de México y la más relevante del país este año porque lo que ocurra el domingo 4 de junio va a tener sin duda consecuencias en la disputa no sólo por la Presidencia de la República sino por las Cámaras del Congreso. Puede representar un punto de quiebre mixto o consecuencias de continuidad o ruptura del régimen”, considera el autor de El amasiato.

Para Álvaro Delgado la alternancia a la que llegó nuestro país en el año 2000, cuando Vicente Fox “sacó al PRI de los Pinos”, fue una ilusión.

“Se pensó ilusamente que se había instalado ya en México la democracia. Absolutamente falso y no solamente porque los dos sexenios del PAN (Partido Acción Nacional) fueron un fiasco prácticamente en todos los órdenes sino porque desde el propio año 2000 se instalaron en el país, más notoriamente en la elección del 2006, prácticas que han hecho de la democracia en México una simulación.

“Podría yo hablar mucho tiempo sobre este tipo de prácticas, pero puedo resumirlas en que el mismo modelo económico, político, financiero, educativo y más específicamente lo que tiene que ver con el neoliberalismo se instauró y se consolidó con los gobiernos del PRI y del PAN y las consecuencias son las que estamos viendo no sólo en el Estado de México sino en todo el país”.

ÁLVARO DELGADO es periodista y escritor. Ha trabajado para diarios como El Nacional, El Universal y El Financiero, así como el semanario Proceso. Es autor de libros como El Yunque: la ultraderecha en el poder, El ejército de Dios: nuevas revelaciones sobre la extrema derecha en México y El amasiato: el pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones panistas.

EDOMEX, UN REFLEJO DE MÉXICO

Para muchos habitantes de la Ciudad de México, hablar de sus vecinos mexiquenses resulta frecuentemente en adjetivos peyorativos. Es “más allá del Toreo”, donde habita la delincuencia; es en Ecatepec donde viven los chakas, es en Neza donde están los rockeros macizos, es en Texcoco donde suspendieron el Hell and Heaven, es en Tecámac donde están las casas del Infonavit y en Huixquilucan donde viven los jefes narcos.

A pesar de que estos estereotipos pueden ser ciertos, muchos chilangos no se quieren dar cuenta de que el Estado de México es un reflejo de todo el país.

“En parte sí, -concede Álvaro Delgado- porque el Estado de México es sin duda el estado más corrupto de la República y el modelo que se ha instaurado ahí durante décadas se ha exportado a otros estados de la República. Me refiero al modelo de negocios que significa hacer de la política una fuente de enriquecimiento ilimitado. Ya los políticos ni siquiera son empresarios como Carlos Hank sino son millonarios a partir del saqueo del patrimonio público, de los moches y de las extorsiones.

“Este modelo existe en el Estado de México y también en el país, notoriamente con Enrique Peña Nieto, tiene también su maquinaria para garantizar continuidad, que es una maquinaria para la compra de voluntades, no sólo de votos, si no compra del órgano electoral que debe vigilar la democracia en la realización de las elecciones, la voluntad de los medios de comunicación, la voluntad de partidos políticos, de oposición entre comillas… en fin, un esquema de adulteración de la voluntad popular”.

EL DOMINGO 4 DE JUNIO, los habitantes del Edomex eligen a su próximo gobernador

El autor de El Yunque: la ultraderecha en el poder explica que la abundancia de publicidad en los medios de comunicación donde –descaradamente- se ensalzan las bondades de los gobiernos del Estado de México tiene que ver con dinero, mucho dinero.

“Los medios convencionales, entre ellos radio y televisión, se dedican al elogio del gobierno de su partido en el Estado de México porque reciben no solamente fuertes cantidades de dinero por la vía de la publicidad gubernamental, sino otras canonjías, placas de taxis, permisos para exportar agua, terrenos en zonas turísticas, un pago a estos elogios que naturalmente no sale del bolsillo de los políticos sino del patrimonio del estado, pero también en las redes sociales con esta irrupción tan contundente que hay en el país, son una herramienta para la manipulación y para la desinformación.

“El gran riesgo de las redes sociales es que, como son absolutamente libres, pueden fabricarse falsas noticias y fundamentalmente son una herramienta muy útil para la guerra sucia. Si los ciudadanos están desinformados por los medios convencionales también pueden ser sujetos de manipulaciones, de desinformación, por el manejo de las redes sociales por parte de quienes conocen el manejo de las redes sociales, lamentablemente”.

SI NO VOTA, NO SE QUEJE

Aún en medio de nuestra incipiente democracia, la participación decidida de la ciudadanía es fundamental para fortalecerla y el abstencionismo es el peor enemigo de la misma, sobre todo en una elección tan cerrada como la que tendremos el domingo.

“A pesar de todo este tema de complicidades con la utilización del patrimonio público del Estado, la posibilidad de una derrota del PRI en el Estado de México es real. No hay que olvidar que el PRI gobierna desde hace nueve décadas el Estado, no hay que olvidar que seis gobernadores pertenecen al mismo tronco familiar, el de Enrique Peña Nieto, que recibió el cargo de gobernador de su tío Arturo Montiel y que pretende ahora, con todos los recursos del Estado, imponer a su primo Alfredo del Mazo. La posibilidad de una derrota del PRI en el Estado de México es real, pero también es real la posibilidad de que Peña, que hizo de esta elección su elección, gane y se salga con la suya en una elección no solamente manchada sino corrompida por un autoritarismo anticonstitucional e ilegal encabezado por él.

“Sí existe en el Estado de México una indignación muy amplia que registran las encuestas, que hay que ver con mucha desconfianza, pero que registran un rechazo de entre el 80 y 90 por ciento de los ciudadanos a que continúe el mismo grupo político en el gobierno. En una circunstancia así, no tendría ninguna posibilidad de éxito el candidato Alfredo del Mazo, pero al mismo tiempo existe un aparato que ha permitido que Del Mazo tenga entre 25 y 28 puntos de acuerdo, insisto, en las encuestas que hay que ver con toda desconfianza, pero que puede ser capaz de ganar. Hay gente que va a votar por el continuismo de la corrupción, de la impunidad y de la violencia, como hay en otros estados mexicanos que están dispuestos a seguir votando por un partido que representa eso y que también nos debe obligar a reflexionar hasta qué punto también los ciudadanos además de quejarse están cumpliendo con su deber de cambiar las cosas”.

–  ¿Pareciera que somos masoquistas?

“En muchas ocasiones eso es lo que se percibe porque si, en el caso particular del Estado de México, hay todavía muchos ciudadanos que están dispuestos a votar por un modelo depredador, que permite que asesinen, que roben, que violen a sus familias entonces sí está asociado a una patología mental ya no solamente a una cuestión estrictamente política e ideológica”.

El periodista explica que ante la avalancha de irregularidades y triquiñuelas electorales que vamos a ver el próximo domingo la única forma de hacer valer la voluntad ciudadana es votar en masa.

“La garantía para una victoria del PRI es que este domingo 4 de junio vote el 40 por ciento del padrón electoral. Si eso ocurre el PRI gana y si votan, como ha ocurrido en las elecciones más recientes, el 43, 44, 45 por ciento la moneda está en el aire, pero si vota más del 50 por ciento de la población, el PRI no tiene nada que hacer. Se va a ir.

“El problema es ese, que los ciudadanos del Estado de México tengan el arrojo, la gallardía, para que en vez de estar solamente quejándose vayan a votar, el voto por sí mismo no va a garantizar que de la noche a la mañana cambien sus circunstancias pero creo que sí sería el principio de algo diferente”.

NO COMMENTS