Amealco: la magia artesanal

Disfruta este maravilloso pueblo de Querétaro, donde puedes pasar un delicioso fin de semana en familia y comer delicioso

0
239

Por Trip N’ Style

Las artesanías mexicanas son un gran tesoro, una parte de nuestra cultura que sin duda es admirada por nacionales y extranjeros. Hay un objeto en particular que identifica al país en cualquier parte del mundo: una hermosa muñeca de trapo que al verla es imposible no decir: “México”.

Esta fiel representante de la riqueza mexicana tiene un origen mucho más particular, viene de una región en donde las raíces y tradiciones permanecen arraigadas; en donde el clima es húmedo y la brisa, fría; en donde el mole está empeñado en hacer explotar los paladares y los magueyes ansían ver su aguamiel convertido en un delicioso pulque: Amealco.

Amealco de Bonfil es uno de los 18 municipios de Querétaro. Si pensabas que el estado sólo se destacaba por su gran ciudad, estás muy equivocado. Éste, como muchos otros de sus rincones, es un claro ejemplo de que un pueblo no necesita ser nombrado “mágico” para demostrar que realmente lo es.

¡Y es que Amealco lo tiene todo!: Buena comida, buena bebida, cultura, sitios turísticos, impresionantes paisajes, inigualables artesanías, y sobre todo, gente valiosa.

Si aún no conoces este lugar, es una excelente opción para tus vacaciones o para escapar del estrés citadino un fin de semana.

CÓMO LLEGAR

Llegar no es complicado, ya que se encuentra a menos de tres horas de la Ciudad de México. Se toma la autopista federal número 45, y al llegar a San Juan del Río, es necesario desviarse hacia “La Muralla”, y continuar 29 kilómetros.

Si prefieres no conducir, la central de autobuses del norte de la Ciudad cuenta con algunas líneas que llegan hasta allá; el boleto ronda los 250 pesos.

PARA HACER BAILAR EL PALADAR

Uno de los mayores atractivos del pueblo es su famoso “Martes de mole”, en donde los comerciantes deleitan a la gente con su irresistible sazón. Si tu agenda cuadra, no dudes en recorrer esta gran ruta gastronómica. Los restaurantes se encuentran en todas las carreteras que llegan a Amealco.

La comida no está completa si no se prueba un buen pulque. Amealco conserva entre sus comercios las tradicionales pulquerías, en donde esta bebida aguamielosa te sorprenderá con su sabor de altura.

QUÉ HACER

Amealco es uno de los sitios ideales para acampar y tener un acercamiento con la naturaleza. Eso sí, debes prepararte con un buen abrigo, pues el frío matutino y nocturno están a la orden.

QUÉ VISITAR

Uno de sus principales atractivos es la parroquia de Santa María, obra que embellece la Plaza de la Constitución.

Amealco también conserva las ruinas de lo que fue una hermosa hacienda en la comunidad de La Torre. La construcción es un sitio digno de ser visitado.

LO QUE NO DEBES PERDERTE

No puedes irte sin antes conocer el origen de la famosa muñequita de trapo.

Amealco es habitado por algunas comunidades de origen otomí y son ellos quienes se dedican a crear estas típicas muñecas, además de distintas artesanías bordadas y tejidas. Tu visita no está completa, si no acudes a uno de los talleres en donde se elaboran.

En la plaza principal, artesanas otomíes brindan talleres en los que tú mismo puedes elaborar tu propia muñequita. Una experiencia increíble.

Recuerda que un viaje se enriquece de momentos inolvidables y Amealco promete no salir de tu mente, ni de tu corazón.

Si quieres saber más de éste y otros destinos fascinantes síguenos: www.tripnstyle.com
Facebook: /tripnstyle
YouTube: /tripnstyle
Twitter: @TripNStyle
Instagram: @trip_n_style

NO COMMENTS