Quizás tu celular ya te provocó el síndrome de cuello de texto

0
1093
views

Las nuevas tecnologías han dejado ver con mayor precisión enfermedades que antes no tenían nombre, ejemplo de ello es el “síndrome de cuello de texto”, también conocido como text neck en inglés.

Seguramente los has padecido y no sabías cómo se llamaba o a qué se debían esos dolores en tu cuerpo, no es el cansancio, no es el trabajo, lamentamos decirte que es tu adicción al smartphone.

Comencemos por hablar del síndrome, su origen viene del uso excesivo de dispositivos móviles, ocasionando dolor de cuello, principalmente, cabeza, nuca y hombros, la adicción a estos aparatos hace que la cabeza este inclinada por muchas horas.

Para atender este mal existe la terapia de origen japonés llamada Shiatsu, que viene del shi (dedos) y atsu (presión), que quiere decir “presión con los dedos”, los cuales cumplen una función determinante que reactiva y equilibra la energía del cuerpo.

Para que conozcas más de este padecimiento, sus consecuencias y cómo tratarlo, hablamos con una experta en la materia, la terapeuta Yuriko Takiguchi, directora de la Sociedad Mexicana de Shiatsu y Medicina Tradicional Oriental, quien tiene una trayectoria y reconocimiento con más de 15 años de experiencia, aplicado diversas técnicas terapéuticas integrativas y de medicina oriental.

¿Cuándo comienzan a presentarse los síntomas del text neck?

Empieza con un dolor generalizado en el cuello, luego dolor de cabeza, ya cuando el dolor es más fuerte llega la fase de las migrañas, después se extiende por la espalda, dorsal y baja, cuando la contractura es muy fuerte las personas empiezan a perder sensibilidad en los brazos, dedos, zona lumbar y dolor del nervio ciático y así avanza en toda la cadena muscular, también puede llegar al estreñimiento y otro tipo de traumatologías, las cuales podrían llegar hasta requerir cirugía.

¿En qué consiste la terapia?

Nosotros en la Sociedad Mexicana de Shiatsu trabajamos con la terapia del mismo nombre, el Shiatsu es digitopresión japonesa, que va por toda la cadena muscular, trabaja especialmente en el sistema nervioso central, entonces al entrar a cada punto a través de esta digitopresión hay una vena, una arteria y un nervio, empieza toda la regulación de este sistema y a descontracturar, si nosotros lo hacemos en una frase preventiva, que es cuando empezamos con el dolor generalizado del cuello, el cual todos padecemos, todos empezamos a tener un cierto nivel de cansancio, ahí se vuelve muy eficiente el Shiatsu, de las técnicas que yo he experimentado es la técnica más eficiente para este síndrome, porque se va directamente al origen.

¿La digitopresión toca las áreas donde se produce el malestar muscular o se trata a través de otros puntos del cuerpo?

Tocamos todos, una de las consignas del Shiatsu es no pasar el umbral del dolor agradable para el paciente, entonces aunque estemos tocando puntos dolorosos, no es algo desagradable, se siente alivio.

¿Desde la primera sesión el paciente puede sentir el cambio y tener menos dolor?

Sí, se ven desde la primera sesión, mientras más rápido sea atendido el paciente los resultados se verán reflejados en menor tiempo. También va a depender del tiempo que se tenga con la lesión, la calidad de vida y la edad.

¿Cuál es el paciente promedio que sufre esta enfermedad?

Ahorita se está dando en adultos y jóvenes, quienes vuelven los dispositivos su forma de vida y pueden estar hasta 12 o 14 horas utilizándolos. No podemos quitar el uso de tablets o celulares, se han vuelto imprescindibles en nuestra forma de vida, lo que si podemos prevenir es tener posturas incorrectas y tomar terapia de Shiatsu, para que no caigamos en lesiones más complejas.

¿Cuáles son las recomendaciones para evitar los malestares causados por el síndrome?

Son tres los consejos principales: Hay que cuidar la postura, no inclinar la cabeza hacia adelante. No hacer los dispositivos móviles nuestra vida. Ayudar al cuerpo a través del Shiatsu, para que no caiga en este tipo de lesiones.

¿Se ha visto un aumento en este padecimiento?

Sí, por supuesto, realmente siempre hemos tenido este síndrome, pero no lo reconocemos porque ni siquiera tenía un nombre, pero todos en la escuela teníamos malas posturas, malos pupitres o escribíamos muchas horas y por eso teníamos dolor de cuello, por eso es “cuello de texto”, pero ahora a través de los dispositivos ha aumentado mucho, sobre todo en edades jóvenes, tenemos muchos pacientes en la adolescencia, porque son los que están abusando de los dispositivos móviles, también los que están en edad laboral, porque todo se hace a través de tablets y celulares.

Para concluir es importante mencionar que las personas tienen que ir con gente que sea profesional, sino en lugar de tener un beneficio puede afectar más al cuerpo, además de ello la falta de prevención puede causar deformaciones y llevar al cuerpo a una fase degenerativa. La recomendación es colocar el dispositivo a la altura del pecho, para no bajar la cabeza y subir tanto los brazos.