Opinión: Un nuevo rumbo en manos de las mujeres

0
226
views

Por Gabriela Jiménez Godoy
Presidenta de la Fundación Dime y juntos lo Hacemos e Integrante del Colectivo 50+1

Las elecciones del año 2021 marcarán un hito en el reconocimiento del talento, capacidad y profesionalismo del género femenino. La reforma constitucional de 2019 obliga a las entidades federativas donde se realicen elecciones, cumplir con la paridad de género en las candidaturas y en todos los cargos de toma de decisiones públicas, por lo que, el 50% de los gabinetes, Congresos y cargos de decisión municipal, deberán ocuparse por mujeres.

La reforma aprobada en materia de paridad de género lo va a transformar todo. Las mujeres ya no sólo van a opinar o sugerir, ahora serán responsables de las decisiones que contribuyan en la transformación de nuestro entorno y la prosperidad de México. Como sociedad, somos corresponsables de impulsar las candidaturas que cumplan con los más exigentes requisitos de selección, para que sólo el talento, la experiencia y la capacidad, se conviertan en las cualidades para acceder a un puesto de decisión.

Si hablamos de lo que pasa en el mercado laboral mexicano, hoy en día, la participación de las mujeres en cargos de alta dirección representa menos del 20% y lamentablemente, aunque se realicen las mismas actividades, a ellas, se les paga 22% menos, por el simple hecho de ser mujeres.

Nuestro género sigue enfrentando condiciones de violencia en la esfera laboral, educativa, deportiva, cultural y social, y se nos juzga por nuestra apariencia física, la forma de hablar e incluso el estado civil, por lo que las elecciones del próximo año, deben de cimbrar profundamente el paradigma de considerar a las mujeres como el género responsable sólo del hogar.

De todos los partidos, el único político que hasta el momento se ha manifestado públicamente con una agenda de género, es el Diputado por MORENA, Mario Delgado Carrillo. Su mensaje es claro y sin rodeos: hará valer la ley y el 50% de las candidaturas será para los mejores perfiles femeninos y se erradicará la simulación de colocar a las mujeres en competencias electorales en las que no existe oportunidad de ganar.

Además, propone que el 50% de los cargos al interior del Partido sean para las mujeres. Habrá una permanente formación política con perspectiva de género para la militancia y ha empeñado su palabra para que ningún aspirante con antecedentes o con denuncias de violencia podrá ser candidato en el partido.

Llegó la hora de poner en manos del talento de las mujeres, las decisiones que le aseguren un mejor porvenir a esta gran nación. Ningún otro partido ha hecho público un compromiso de tal dimensión con las mujeres, por lo que, por el bien de México, esperamos que más partidos manifiesten su postura y que anuncien una agenda de género en beneficio de todas nosotras.