Opinión: Sale caro enfermarse de Covid-19

0
51
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

La inevitable saturación en clínicas y hospitales públicos sobre todo en los primeros meses de la pandemia en todo el país, aunado a un gran número de personas que no cuentan con seguridad social, obligó a una parte de la población buscar alternativas de atención médica fuera del sector público y acudir a las instituciones privadas. Esta decisión generó deudas por el pago del tratamiento y obligó a muchos a tener que deshacerse de una parte o de todo su patrimonio.

Los gastos comienzan desde la realización del test para la detección del COVID-19, que en el sistema de salud pública cuesta mil 250 pesos y en instituciones privadas llega hasta los 3 mil 950 pesos.

Si el resultado es positivo, de inmediato la recomendación es tomar el tratamiento que consiste en Ivermectina ($221.00, caja con 4 tabletas), Azitromicina ($106.00 caja con 3 tabletas), Montelukast ($326.00, caja con 20 tabletas), Aspirina ($78.00, caja de 28 tabletas), Cloridogrel ($290.00, caja con 14 tabletas), en total en medicamentos son 1,500 pesos para tratamiento de 3 a 10 días.

En caso de comorbilidades o de un paciente mayor a 60 años de edad, que presenta algunas complicaciones y requiere ingresar al hospital, se debe considerar el traslado de casa al sanatorio, el cual tiene un costo de cinco mil pesos, y de 500 a 1,000 pesos, si hay que esperar mientras es admitido el paciente en el centro de salud.

En la Ciudad de México el costo de un proceso ambulatorio en hospital privado ronda los 14 mil 449 pesos. Si se interna al paciente el costo es de 435 mil pesos con un Seguro de Gastos Médicos Mayores y 222 mil si se cuenta con seguro de vida. Sin embargo, si la situación del paciente es grave o crítica, la atención de 14 días que dura la enfermedad se puede llegar a pagar entre 740 mil y 2 millones de pesos.

Las estimaciones indican que más del 60% de los casos han requerido atención hospitalaria, 31% entró a cuidados intensivos y sólo el 1% se encuentra intubado. Todos los demás han sido ambulatorios. El 46% de los casos han sido de personas entre los 30 y los 59 años, el 13% mayores de 70, y el10% están por debajo de los 29 años de edad.

El INEGI refiere que el 8.5% de la población cuenta con un seguro de gastos médicos mayores y entre el 5% y el 10% cuentan con dinero suficiente para hacer frente a una enfermedad o accidente grave. Queda muy claro que el grueso de los trabajadores que carecen de seguro para acceder al tratamiento de este tipo, les resulta imposible de pagar.

El coronavirus, implica un enorme gasto económico, por lo que, siempre será más barato seguir las medidas preventivas que padecer la enfermedad y no contar con los recursos para enfrentarla. Por ello es muy importante el uso correcto del cubrebocas, la careta de mica, mantener sana distancia, usar gel antibacterial y lavarse constantemente las manos, así como limpieza de productos y espacios.