Opinión: Retos económicos para el 2021

0
109
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

Al tomar protesta el Presidente Andrés Manuel López Obrador, remarcó como ejes de su gobierno, terminar con el estancamiento económico, la desigualdad social y la corrupción; priorizando los derechos de la mayoría a la alimentación, salud, educación, trabajo, vivienda digna, cultura, deporte, inclusión de los jóvenes en programas educativos o laborales y atención a adultos mayores, sin aumentar o crear impuestos y sin incrementos de deuda pública para cubrir el gasto corriente.

A casi dos años, se registraron problemas de contracción de la economía debido a la pandemia. Sin embargo, el gobierno apoyó a 8 millones de adultos mayores, otorgó 10.5 millones de becas a estudiantes, 356,000 créditos en tandas para el bienestar y 4,000 millones de pesos para el mantenimiento de 23,000 escuelas. También creció el consumo de productos básicos un 9.5% con relación al año pasado, la recaudación de impuestos se mantuvo casi igual a 2019 y se espera una inflación al cierre en 2020 de 3.7%, según el Banco de México.

Empero, como lo reconoció el Jefe del Ejecutivo, seguimos enfrentando una doble crisis: la sanitaria y la económica.

El crecimiento de nuestro país se debe en gran medida, al desarrollo del comercio, inversiones, turismo, sector automotriz, petróleo y de una buena recaudación que actualmente representa el 17%, siendo que en el mundo por lo menos es del 30%. Por tanto, se debe poner en marcha un plan integral para la recuperación económica de todos los sectores productivos, que genere empleo y bienestar en la población y evite una recesión más prolongada.

Por tanto, el paquete económico para el 2021, debe establecer un crecimiento de 3% en el PIB, una inflación de 3%, un déficit fiscal/PIB de 3% en los requerimientos financieros del sector público, un superávit primario de 0.3%, una tasa de interés de Cetes de 4% en promedio para el ejercicio y que no haya incrementos en la tasa de ISR ni del IVA.

Estos son algunos supuestos económicos que deben lograrse para estabilizar las finanzas públicas y lograr crecimiento en el corto plazo.

Es un hecho que las micro, pequeñas y medianas empresas y el empresariado al estar realizando alianzas estratégicas, seguirán luchando por la consolidación y el desarrollo de México, así lo demuestran los 20 millones de empleos formales que siguen sosteniendo y el 52% de aportación al PIB. Asimismo, esperan del gobierno, el establecimiento de medidas sistémicas que les brinde certidumbre y apoyo, para proteger cadenas de valor, generación de empleos y atenuar la crisis económica.

La estrategia debe estar encaminada en la implementación de políticas que restablezcan la confianza de los agentes económicos, ya que, en estos momentos, la inversión pública y la privada serán el detonante económico y permanente que podrá apuntalar un crecimiento rápido y sostenido.