Opinión: Retos del sector eléctrico en la 4T

0
186
views

Por Gabriela Jiménez Godoy
Presidenta de la Fundación Dime y Juntos lo Hacemos e Integrante del Colectivo 50+1

Desde el año 2016, el presupuesto de Egreso de la Federación contempla una partida presupuestal destinada a subsidiar las tarifas eléctricas. Lo anterior, con la finalidad de apoyar a la economía familiar y a la población más vulnerable en el país. De esta forma, en 5 años se han destinado más de 245 mil millones de pesos (mmdp); en el presente año se autorizaron 70 mmdp, monto que equivale al 54% del presupuesto total con el que la Secretaría de Salud enfrenta al coronavirus.

Con esta cifra, el Gobierno Federal deberá proponerse tres retos que confiamos que se cumplirán: el primero, elevar la generación de electricidad por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE); dos, reducir el costo de la generación y tres, ofrecer precios más competitivos en la economía familiar.

Tomando en cuenta lo que hicieron y dejaron de hacer las administraciones pasadas, hoy, se encienden 5 de cada 10 focos en el país, con energía creada por empresas privadas y la energía que genera CFE es 2.6 veces más cara, que la que producen otras empresas, por lo cual se debe priorizar el costo-beneficio.

En términos de lo dispuesto por el artículo 28 constitucional, el servicio público de energía eléctrica es una actividad estratégica, por lo que trasciende el anunció que hizo el Gobierno de la República en 2019, respecto a la construcción de siete nuevas centrales eléctricas, con la finalidad de generar 3,700 megawatts adicionales, reducir costos de generación al emplear gas natural y elevar la capacidad de CFE. Lo anterior, para mantener la seguridad e independencia energética, asegurando un balance entre la generación privada y la del Estado.

La Ley de Transición Energética y la Ley de la Industria Eléctrica que regulan las funciones de la CFE, comprometen a los participantes del sector a mejorar la productividad y reducir costos de generación. También brinda sustento jurídico para que la CFE diversifique su portafolio de proyectos y genere innovación en el uso de la energía.

Si tenemos presente que entre 2010 y 2019 el costo de generación de electricidad basada en proyectos fotovoltaicos y eólicos se ha reducido en 82% y 39% respectivamente, tomar una decisión de Estado para incrementar sustancialmente la generación de electricidad a través de fuentes mucho más eficientes y de menor costo, seguramente derivará en precios mucho más accesibles para el desarrollo de las actividades económicas y el que las familias accedan a mejores precios.

En la medida en que se generen resultados favorables en los proyectos actuales de la CFE y se reduzcan los costos de generación de energía es que el presupuesto que durante este año se ha ahorrado con el subsidio, podrá redireccionarse para atender las prioridades actuales, como serían la salud y educación, por lo que es fundamental el éxito de está estrategia del Estado mexicano, que sin lugar a dudas será para beneficio de todos.