Opinión: Paridad de género en las gubernaturas

0
652
views

Gabriela Jiménez Godoy
Humanista y activista social

Recientemente se modificaron la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, con el fin de prevenir erradicar y sancionar la violencia política en razón de género, lo que reforzó el interés de las mujeres en participar en el actual proceso electoral, superando los procesos internos de los partidos políticos para ocupar candidaturas, en el desarrollo de las campañas electorales y el reconocimiento de sus triunfos.

Este paso legislativo deviene del sinnúmero de casos donde las mujeres sufren violencia cuando ejercen sus derechos político-electorales, de acciones que desprestigian, difaman y violentan de forma psicológica, económica y sexual, así como de actos que habían sido normalizados y que obstaculizaban su derecho a votar y ser votadas.

Al respecto, la reforma constitucional de paridad entre géneros, aprobada en junio de 2019 por el Congreso de la Unión, es un avance histórico que instrumentó los mecanismos para garantizar la paridad efectiva en todos los niveles gubernamentales, permitiendo que más candidaturas puedan ser ocupadas por mujeres.

Asimismo, abre la posibilidad de visibilizar y colocar en la agenda los derechos de las mujeres, la normalización de su presencia en el espacio público, en la toma de decisiones y en la forma de comprender la democracia.

La paridad de género es el instrumento para garantizar que las mujeres participen y para redistribuir el poder político en las próximas elecciones de este año. Por ello, la paridad en las gubernaturas representa el espacio idóneo para reconocer la igualdad sustantiva en todos los espacios de poder.

Cabe señalar que desde 1953 se han elegido 351 gobiernos municipales, de los cuales sólo 7 han sido encabezados por mujeres. De 2014 al día de hoy, se han disputado 35 gubernaturas, de las cuales hay dos gobernadoras actualmente: Sonora y Ciudad de México.

En el proceso electoral 2021, la paridad garantizará a las mujeres el 50% de las 21,368 posiciones políticas que se elegirán, avanzando hacia la erradicación de las prácticas de violencia política que les impiden llegar al poder. Además, los partidos políticos están obligados a que esta premisa se cumpla.

Es vital que las candidaturas de mujeres a gobernadoras se consoliden y sean el comienzo de una democracia paritaria que elimine la política patriarcal, posicionándonos en el mundo hacia la igualdad.

Recordemos que la paridad no busca la imposición de las mujeres en la vida política, sino el respeto a sus derechos político-electorales. Cuando tengamos más gobernadoras y dirigentes, se echarán abajo los obstáculos que han impedido que las mujeres talentosas y con méritos logren cambiar la realidad en México.