Opinión: Menores de edad en orfandad por COVID-19

0
156
views

Por Gabriela Jiménez Godoy
Presidenta de la Fundación Dime y juntos lo Hacemos e Integrante del Colectivo 50+1

Crecemos tratando de entender que la muerte es un ciclo natural y que en algún momento nos despediremos de nuestros seres más queridos. Pero perder a alguien de la noche a la mañana, es inesperado y catastrófico en cualquier circunstancia, sobre todo cuando se debe a un virus mundial que no tiene clemencia.

Para las niñas, niños o adolescentes, el impacto es mucho mayor, al encontrarse en pleno desarrollo. Perder a su padre, madre, abuelos o de quienes dependen, es devastador y eso se agrava en medio de una pandemia que, por sí sola, ya genera grandes niveles de estrés, ansiedad e incertidumbre.

Hasta el día de hoy, se carece de estadísticas sobre los menores que han quedado huérfanos de padre, madre o ambos, a causa del COVID-19. En el caso de la Ciudad de México, el DIF reportó a 1,300 niños en esta situación a finales de agosto. A partir de ello, se estima que en promedio al día, 12 menores de edad han quedado en estado de orfandad a causa del coronavirus.

Convertirse en huérfanos no sólo transforma el proyecto de vida para miles, también genera un impacto psicológico en los desprotegidos, con un riesgo mayor de incorporarse al trabajo infantil, dejar de estudiar, sufrir discriminación o hasta quedar en situación de calle, al no contar con familiares que se hagan cargo.

Es necesario poner en marcha políticas públicas eficaces que garanticen el bienestar y la continuidad del proyecto de vida de los huérfanos por COVID. En el caso del gobierno capitalino, a cargo de la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, este ha sido pionero en su programa de becas “Leona Vicario” que, al momento ha entregado cerca de 2,000 becas a menores de 0 a 17 años con 11 meses de edad, que viven situaciones de alta vulnerabilidad, atendiendo a la restitución de sus derechos, en particular de educación y alimentación.

El programa prioriza a los menores de edad en los casos donde la madre, padre o tutor haya fallecido. Asimismo, contempla acompañamiento psicológico, cogida temporal y atención médica.

Por otro lado, Guanajuato es otro estado de la República, donde se impulsa el programa “Unidos Guanajuato”, que consiste en otorgar becas a estudiantes de nivel primaria y hasta licenciatura.

Como integrante del Colectivo 50+1 y coordinadora de la Mesa de Niñas, Niños y Adolescentes, hemos trabajado una agenda que contempla la atención de huérfanos por COVID, para presentar propuestas legislativas y exhortar a las autoridades correspondientes a brindar protección inmediata.

Las repercusiones que genera la muerte de un ser querido en un niño, supone una pérdida vital que puede causar traumas si no se atiende y se cuida a tiempo. Además conlleva que miles pierdan a sus principales sustentos y por ende, su acceso a la alimentación, educación y salud. Debemos actuar para evitar que la desgracia invada a nuestra niñez.