Opinión: Los retos de Esteban Moctezuma

0
335
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

El Presidente de la República designó a Esteban Moctezuma como Embajador de México ante la llegada de Joe Biden como Presidente de los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial.

El todavía titular de la Secretaría de Educación Pública obtuvo una licenciatura en Economía y Derecho por la UNAM, tiene una maestría en Economía Política por la Universidad de Cambridge, en Inglaterra; fue profesor en el Colegio de México. Además, tiene una larga trayectoria en el gobierno federal y en el sector privado y es autor de obras sobre Educación, Globalización y Administración Pública.

Una vez que sea ratificado, quedará esperar, que tome posesión Joe Biden como presidente, para que otorgue su beneplácito y sean recibidas sus cartas credenciales como el nuevo embajador en aquel país, para construir una relación estratégica que beneficie a México.

Esteban Moctezuma, cuenta con las cartas credenciales necesarias para realizar una excelente representación de nuestro país, ya que tiene una alta comprensión de las relaciones entre ambos países, conocimiento sobre temas económicos, de seguridad, migración y habilidad política al haber sido titular de varias secretarias de estado entre ellas gobernación, lo que le permite contar con la experiencia, para abrir los canales de comunicación y entendimiento que fortalezcan la relación bilateral en estos momentos que se requiere vigorizar la economía.

Como embajador, Esteban Moctezuma, tendrá que establecer los canales adecuados que le permitan implantar una agenda integral que aborde temas migratorios, seguridad en ambas fronteras, el trabajo de agentes estadounidenses en el país, la relevancia del T-MEC, certidumbre a los inversionistas, tráfico de armas, cambio climático y la postura de México sobre energías limpias.

Tendrá que consolidar una política comercial donde el objetivo central sea convertir a México en la plataforma de exportación de América del Norte para todo el mundo, aprovechando el T-MEC, convirtiendo la mayor integración que se tienen con los Estados Unidos para aprovecharla como motor para la diversificación.

Deberá construir una narrativa pública que hable de las acciones que se tendrán que realizar para acrecentar las inversiones en ambos lados de la frontera, la importancia de las pequeñas y medianas empresas que son parte de cadenas de valor binacionales, las cuales involucra a ciudades y pueblos al interior de ambos países que dependen de la base manufacturera compartida, la tecnología binacional y las familias que tienen un pie en ambos lados de la frontera.

El reto es grande, pero no más grande que las oportunidades de seguir fomentando una cooperación que beneficie a los ciudadanos de México y Estados Unidos.