Opinión: La deducción de impuestos permite negocios rentables

0
291
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

Deducir impuestos es una facilidad que otorga el estado a las personas físicas y morales (empresas), para que descuenten de sus ingresos ciertos gastos para reducir el monto total (base gravable), por el cual se cobra el  Impuesto Sobre la Renta (ISR) y así pagar menos impuestos.

Las personas físicas pueden deducir impuestos por servicios profesionales o por actividad empresarial, a las que se les resta las deducciones personales y autorizadas a los ingresos obtenidos, sobre los que se aplica el impuesto.

Deducciones personales. Los gastos no relacionados con la actividad empresarial, pero que están clasificados como necesarios. Por ejemplo: honorarios médicos, servicios dentales, nutrición, gastos hospitalarios, colegiaturas en instituciones educativas privadas con validez oficial y transporte escolar.

También se pueden deducir los gastos funerarios, intereses por créditos hipotecarios de casa habitación, donativos, aportaciones a la Afore y pago por impuestos locales por salarios, cuya tasa no exceda 5%.

Deducciones autorizadas. Las erogaciones realizadas estrictamente indispensables para la actividad, como las adquisiciones de mercancías, materias primas y productos para prestar servicios, entre otros.

Las deducciones se incluyen en la declaración anual, sin importar el salario que se perciba por ejercer cualquier profesión. 

En el caso de las personas morales (empresas), se restan a los ingresos las deducciones autorizadas y las participaciones de los trabajadores en las utilidades de la empresa, a las que se les aplica la tasa del ISR, sobre el resultado y se obtiene lo que hay que pagar.

Los gastos que pueden deducir son entre otros: anticipos a cuenta de mercancías, cuotas al IMSS por trabajadores, devoluciones, descuentos sobre ventas realizadas, costos de lo vendido, créditos incobrables, inventarios obsoletos y donativos en efectivo o en especie a donatarias autorizadas.

Asimismo, en esta etapa de pandemia se pueden deducir el costo de pruebas COVID y gastos médicos de los trabajadores, además de los gastos realizados en home office, si es que la empresa otorga recursos adicionales al colaborador para realizar su actividad laboral fuera de la oficina.

Tanto las personas físicas como las morales que presenten deducciones, requieren comprobarlo, mediante la emisión de factura o recibo que cumpla los requisitos del Servicio de Administración Tributaria (SAT), sin rebasar los límites establecidos y que el pago se haya realizado mediante transferencia electrónica, cheque nominativo, tarjeta de crédito/débito o monedero electrónico.

Es trascendental la importancia que reviste las deducciones de impuestos, que puede permitir a los negocios ser rentables y a las personas asalariadas mejorar sus finanzas personales.