Opinión: La contaminación y el COVID-19

0
321
views

Por Gabriela Jiménez Godoy
Presidenta de la Fundación “Dime y Juntos lo Hacemos” e Integrante del Colectivo 50 + 1

La Navidad y el Año Nuevo, son las fechas más esperadas en el mundo y para los mexicanos, pues representan alegría y unión familiar. Sin embargo, estas celebraciones afectan gravemente al medio ambiente y a la calidad del aire que respiramos mientras atravesamos la pandemia por COVID-19.

De acuerdo con la organización The Climate Reality Project, la Ciudad de México genera 30% más de residuos sólidos durante diciembre y enero, en comparación con el resto del año, lo que representa alrededor de 133 mil toneladas diarias que se descomponen o son quemadas, afectando calidad del aire y oxígeno.

Uno de los grandes contaminantes es la basura, derivada del uso excesivo de materiales inorgánicos como el unicel y las envolturas de regalo, que representan una amenaza para el medio ambiente al ser productos que utilizamos en una sola ocasión para ser desechados. Las organizaciones ecologistas han incentivado el uso de contenedores reutilizables y optar por envolver los regalos navideños en materiales reciclados como el periódico o eliminar las envolturas.

Por otro lado y muy importante es la contaminación por pirotecnia. De acuerdo con Green Peace México, los derivados de la pólvora producen grandes cantidades de dióxido de carbono y partículas suspendidas que alteran el ciclo de lluvias, calidad del oxígeno y audición de los animales de compañía.

Son distintas las instituciones que advierten de los efectos de la pirotecnia, sobre todo en esta pandemia por COVID-19, en donde el oxígeno es vital. Por ejemplo, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), invita a evitar quemar fuegos artificiales dado que generan contaminación atmosférica. Lo anterior, podría incrementar el riesgo de mortalidad por el virus, ya que en esta época, el Valle de México registra niveles de contaminación por arriba de los 151 puntos de partículas suspendidas en el aire.

A esta lista de contaminantes ambientales, se suma el consumo excesivo de energía eléctrica, el desperdicio masivo de comida y el desecho de las decoraciones navideñas que dañan al planeta.

Este año vivimos una situación muy distinta. Nos encontramos en una contingencia sanitaria en donde debemos quedarnos en casa para reducir el número de contagios que han ido en aumento y nos han devuelto al semáforo rojo la Ciudad de México.

Evitar quemar cohetes, basura y llantas, sin duda ayudará al medio ambiente y principalmente a que tengamos mejor calidad de aire y oxígeno. Es buen momento para proponernos nuevos hábitos y llevarlos a la práctica. Debemos cuidar de nuestro entorno. El usar productos biodegradables, también son una buena forma de construir un mejor lugar para vivir, en donde el riesgo de enfermedades y pandemias, también disminuiría.