Opinión: Internet universal, vital para impulsar la educación

0
489
views

Por Gabriela Jiménez Godoy

El ciclo escolar 2019-2020 nos dejó un gran aprendizaje. Para más de 36 millones de alumnos, 2 millones de profesores y padres de familia, concluir el ciclo escolar representó un gran reto. Con capacidad se resolvieron las adversidades del aislamiento a causa de la emergencia sanitaria.

El titular de la Secretaría de Educación Pública, Esteban Moctezuma, asumió el liderazgo durante el cierre de los planteles e impulsó acciones y actividades digitales para que las y los alumnos cubrieran en tiempo y forma sus programas escolares, desde su hogar.

El acceso a Internet y el uso de las tecnologías jugaron un papel preponderante. La reforma de 2013, en materia de telecomunicaciones, favoreció la competencia en el mercado, elevó la calidad en los servicios y propició precios más accesibles. Sin embargo, desatendió garantizar el derecho humano de acceder a Internet.

Con base a la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019, los resultados son: en las zonas urbanas, 7 de cada 10 personas utilizan Internet, mientras que en las zonas rurales sólo 4 de cada 10 cuenta con este servicio.

Si a lo anterior le sumamos que en el 2019 a nivel nacional, la proporción de hogares que disponían de computadora fue de 44.3%, es comprensible entender, por qué fue imposible interactuar a través de plataformas digitales con algunos estudiantes durante el confinamiento.

En México, el desafío para brindar accesibilidad universal a la población indígena y en zonas marginadas requiere una política de Estado. Para evidencia, el Anuario Estadístico del Instituto Federal de Telecomunicaciones (2019), refiere que en Oaxaca 2 de cada 10 hogares contaban con acceso a Internet, mientras que en la Ciudad de México, 8 de cada 10 hogares disponía del servicio.

La educación es el pilar que permitirá elevar el bienestar de las familias mexicanas, ser más competitivos como nación, y evolucionar como sociedad. Con esta visión se creó la empresa subsidiaria CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, la cual aspira a fortalecer la educación, soportada en la conectividad y para beneficio de 14 millones de personas.

La decisión de Estado favorece el bienestar de las familias más vulnerables y contribuye en el desarrollo de los mexicanos, que en el pasado no importaban y que para algunos gobernantes resultaba innecesario conectarlos con el mundo.

El COVID-19 deja algo positivo: nos obligó a reforzar los medios modernos de comunicación a distancia. Hoy afirmamos, que el acceso a internet es un derecho humano. El que todos estemos conectados, elevará los beneficios de la educación a distancia. La accesibilidad a bibliografías digitales reforzará y enriquecerá el conocimiento, así como la posibilidad de que maestros y alumnos tengan una comunicación digital en tiempo real.

Gabriela Jiménez es presidenta de la Fundación Dime y Juntos lo Hacemos e Integrante del Colectivo 50+1