Opinión: Incrementar aforo para reactivar los negocios en la CDMX

0
392
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

Las micro, pequeñas y medianas empresas dedicadas al comercio y servicios han enfrentado pérdidas económicas, por el cierre de sus establecimientos y el consecuente despido de colaboradores.

En enero cuando se reabrieron los negocios por segunda ocasión, se estableció que lo harían con un aforo del 20%, lo que los empresarios consideraron poco rentable debido al cumulo de pérdidas y aumento de sus costos de operación, lo que llevó a muchos a cerrar definitivamente, al carecer de los recursos financieros suficientes para mantenerse a flote.

Recientemente, el gobierno de la capital, anunció la ampliación del horario de funcionamiento de las tiendas departamentales y supermercados que pueden operar las 24 horas con un aforo máximo del 50% y hasta un 40% en el caso de restaurantes al exterior y 30% en interiores, así como 60% en el hospedaje de hoteles.

Las oficinas corporativas privadas operarán con aforo máximo de 20%, mientras que los salones y jardines de fiestas abrirán sólo en espacios al aire libre, con un máximo de 50 personas y restricción de horario hasta las 21:00 horas, lo mismo para las reuniones y capacitaciones de negocios en espacios al aire libre.

Gimnasios y autocinemas podrán recibir como máximo un 30% de clientes y espacios destinados a actividades culturales, auditorios, exposiciones, bibliotecas, museos, cines y teatros con un aforo del 50%.

El aumento de clientes en los negocios, es resultado de esquemas para alentar el funcionamiento, aunque parcial de los comercios, para ayudar a reactivar la economía de las familias al tiempo de seguir cuidando la salud de todos.

Era impostergable la apertura de los negocios identificados como seguros, al haber cumplido con las medidas sanitarias establecidas por la autoridad, a fin de evitar un mayor deterioro económico y social, dados los 223 mil empleos formales perdidos a finales de enero de este año.

El reto para empresas y negocios, es crear valor de formas totalmente nuevas, que permitan la recuperación de la economía, el empleo y el bienestar de la población.

Debido a que la emergencia sanitaria continúa, las empresas deben adaptarse y reinventarse día a día haciendo uso de estrategias financieras que les permitan cumplir con sus obligaciones y tratar de ahorrar e invertir para impulsar el crecimiento de los negocios.

Todas están obligadas a modificar sus procesos para adaptar sus negocios a las condiciones actuales, ya que lo primordial es conservar el nivel de ingresos y la liquidez del negocio.

Sigamos insistiendo para que las autoridades económicas brinden los apoyos necesarios a las Mipymes, debido a su importancia productiva al generar más del 76% del total de los empleos formales en México, teniendo presente que una empresa que cierra, difícilmente volverá abrir, lo que tiene graves consecuencias para el empleo.