Opinión: Gobierno federal al rescate de la economía

0
119
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

La pandemia tuvo repercusiones significativas sobre la actividad económica en el mundo. En el caso de México, se registró una enorme caída -desde el pequeño negocio hasta los grandes corporativos-, la cual fue resultado del cierre en las actividades consideradas no esenciales.

Las estimaciones económicas de expertos indican que el PIB a finales del 2020 podría descender entre -8.5% y -10.5% y la recuperación podría ocurrir hasta el año 2022.

La economía se encuentra en proceso de recuperación, pero ha sido lento debido a que los contagios por COVID-19 continúan en niveles constantes. Es importante la colaboración de todos para que disminuya el número de casos de personas que contraigan la enfermedad.  

El gobierno de México trabaja en estrategias para la recuperación de la economía, el empleo y el bienestar de la población. Lo hace de manera paulatina y atendiendo las recomendaciones internacionales, comenzando por regresar a actividades laborales sólo con el personal mínimo indispensable.

En este esfuerzo deben incrementarse las inversiones públicas y privadas privilegiando el desarrollo regional y los proyectos de las entidades federativas para lograr mayores niveles de inversión, mediante el establecimiento de una nueva relación y responsabilidad entre municipios, estados y la federación. 

Asimismo, se deben incrementar los programas para la generación de empleo (tanto en el número de trabajos que se requiere crear, como en su calidad y permanencia), mediante nuevos sistemas de garantías de la banca de desarrollo para las pequeñas y medianas empresas; desterrar las prácticas monopólicas; el impulso a los sectores turismo y consumo, que han sido los más afectados y aprovechar la apertura a mercados internacionales que ofrece el T-MEC.

Las propuestas que se concreten, deben consolidar el mejoramiento y modernización de los procesos industriales donde sean incluidos ahorros por consumo de combustibles, recursos y materiales; innovación y desarrollo científico y tecnológico; fortalecimiento de cadenas productivas; conservación del capital cultural y natural, así como el bienestar de las poblaciones urbanas y rurales.

Ante la aprobación del Paquete Económico para el 2021 y modificaciones legislativas, es una oportunidad valiosa para privilegiar las disposiciones fiscales y asignaciones presupuestales que conduzcan el gasto público en disminución de la pobreza y la desigualdad -que la crisis económica ha generado en todos los sectores-, así como impulsar nuevamente el desarrollo del país.