Opinión: Genera expectativa iniciativa de reformar al SAR

0
285
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

Hace unos días escribí sobre la enorme presión que tiene el IMSS para cubrir el pago de pensiones y jubilaciones. Referí la necesidad de implementar nuevos mecanismos para dotar de viabilidad al manejo del sistema de pensiones en México.

Este sistema que data de 1997, impulsó la creación de las cuentas individuales que concentrarían los recursos ahorrados por los trabajadores y en resguardo de las Afores. También establecería en 1,250 semanas el período de cotización a cubrir por los trabajadores para recibir una pensión.

Enorme expectativa generó el Ejecutivo Federal, al anunciar la Iniciativa para reformar al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), que contempla como propuesta central la obtención de un monto mayor en la pensión de los trabajadores al momento de jubilarse, en contraste con lo que recibirían en el actual sistema.

El cuerpo de la iniciativa de reforma señala como una de sus principales virtudes, elevar en un 40% el monto final que recibirán los trabajadores, permitiendo la disminución de las semanas de cotización que pasarían de 1,250 a 750. De esta manera se eliminaría el gran obstáculo que imposibilitaba acceder a su pensión a miles de personas, ya que en su mayoría no alcanzaban a cubrir el plazo de cotización, debido a que transitaban de la formalidad a la informalidad a lo largo de su vida laboral.

Asimismo establece rebajar de 25 a 15 años el límite para obtener la pensión, siempre y cuando se tenga la edad de retiro: 60 años si es por cesantía en edad avanzada o 65 años por vejez. Además se instituye el beneficio de la pensión mínima garantizada que actualmente es de 3,289 pesos a por lo menos 4,345 pesos.

Otro rubro que contiene es el aumento del porcentaje de las aportaciones de los patrones, las cuales pasarían de manera progresiva en los próximos ocho años del 6.5% (5.15% patrón, 1.125% trabajador, 0.225% gobierno), al 15% (13.875% patrón, 1.125% trabajador y 0.225% gobierno). Con ello se apoyaría a los trabajadores que no han aportado lo necesario y así ahorrar lo suficiente para obtener una pensión digna.

La iniciativa aporta enormes beneficios para los 20 millones de trabajadores que al momento de retirarse podrán gozar de una pensión que será 40% mayor a la que obtendrían con el actual sistema y para el país también será una gran palanca de desarrollo, ya que el ahorro de los trabajadores en manos de las Afores pasará de 4.1 a 8.2 billones, permitiendo contar con recursos para inversiones y crecimiento.

Queda un gran pendiente con el 60% de la población económicamente activa, integrada por trabajadores asalariados e independientes, que no gozan de los beneficios de la protección social ni de los derechos laborales. Resulta indispensable que el poder legislativo contemple estos sectores e impulse alternativas incluyentes que les permitan acceder a una mejor expectativa de vida.