Opinión: Gas Bienestar para familias humildes

0
689
views

Por Edgar F. Garza Ancira

Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

El precio del gas LP ha registrado aumentos importantes que afectan considerablemente la economía de las familias mexicanas, siendo la Ciudad de México y el Estado de México las entidades con el precio más alto de todo el país, al llegar a 28.11 pesos por Kg, de acuerdo a la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Los aumentos se deben en parte al acaparamiento del energético por algunas empresas, que fijan las tarifas y se quedan con un margen de utilidad alto por su distribución.

El gas LP es el combustible de uso doméstico con mayor demanda en México. En la actualidad es utilizado por el 76% de las familias que habitan en el país. Bajo este panorama, el aumento en su precio afecta negativamente a la gran mayoría de los hogares, principalmente a los de escasos recursos, quienes destinan 3.5 veces de su gasto para adquirir este energético, en comparación con las familias de mayores recursos. 

Para tratar de estabilizar el precio del gas LP, el cual ha registrado incrementos por encima de la inflación, el presidente Andrés Manuel López Obrador, se pronunció por crear la empresa “Gas Bienestar”, misma que se concentraría en la venta de cilindros de 20 y 30 kilos, con precios bajos. El arranque de operaciones de esta iniciativa se daría en las alcaldías de Azcapotzalco e Iztapalapa. Su funcionamiento quedaría en manos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Actualmente, Pemex es el principal productor de gas LP en el país y ya participa en la producción, importación y transporte. El ingresar en el mercado de la comercialización requerirá de inversiones adicionales para infraestructura de carga, pipas expendedoras, tanques de gas y costos de operación.

De entrada, es una medida que pretende establecer mecanismos de control de precios dada la competitividad que se podría generar en el mercado, puesto que las empresas particulares continuarán participando en la venta del hidrocarburo. 

Sin embargo y cabe aclarar que Pemex produce el 30% del consumo local, el resto se abastece mediante importaciones. De esta manera y más allá de la voluntad por controlar los precios, éstos dependen en buena medida por la oferta y la demanda internacional.

Otra medida a implementar podría ser el desarrollar un programa de incentivos presupuestales, con el fin de facilitar la sustituibilidad de gas LP por gas natural, para que las entidades federativas apliquen planes a fin de fomentar la inversión en infraestructura (ductos), que han impedido que las empresas de gas natural puedan ofrecer este servicio residencial en prejuicio del mercado y la libre competencia.

Habrá que esperar y estar atentos a la evolución y presentación del funcionamiento de la empresa “Gas Bienestar”, así como de las rutas, servicios y el mecanismo para fijar un precio fijo.