Opinión: El VPH y su impacto en la salud de los jóvenes

Por Edgar F. Garza Ancira Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

0
507
views

Para las instituciones de salud, las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS) representan un grave problema por su acelerado incremento, principalmente en los jóvenes que inician su vida sexual a edades tempranas y sostienen relaciones con varias parejas sin protección y dónde ocurren además la mayoría de los embarazos no planeados.

En el mundo, cada día más de 1 millón de personas contraen una Infección de trasmisión sexual y más de 290 millones de mujeres están infectadas con el virus del papiloma humano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), registra más de 30 virus, hongos, bacterias y parásitos que pueden ser trasmitidos cuando se sostienen relaciones sexuales sin protección con personas infectadas. Asimismo, entre las infecciones de transmisión sexual comúnmente reportadas se encuentran algunas que pueden ser tratables y curables, como la gonorrea, la clamidiasis, la sífilis y la tricomoniasis.

Pero también existen algunas que desafortunadamente no son curables, pero si tratables, como el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la hepatitis B, herpes simple y el virus del papiloma humano (VPH).

El virus del papiloma es complejo, pues existen más de 150 tipos diferentes, donde el 35% de éstos puede provocar lesiones severas que desencadenan algún tipo de cáncer, que se origina en el 90% de las verrugas genitales al causar el 70% de los cánceres cervicouterinos, cáncer de vagina, vulva y ano, entre otros.

En el caso de los hombres portadores del VPH, pueden sufrir el desarrollo de cáncer de próstata, testículo, laringe y diversas partes del cuerpo en las que pueda propagarse. Sin embargo, la forma en que ataca al hombre es relativamente rara y mínima en comparación con el daño y rapidez con que afecta a las mujeres.

Anualmente, en el mundo 528 mil casos de cáncer cervicouterino son consecuencia del virus
del papiloma humano y 266 mil tienen como resultado la muerte. Existe una vacuna probada contra el virus de papiloma disponible en al menos 45 países con ingresos medios y altos, que, aunque puede ayudar a prevenir más de 4 mil muertes de mujeres en un lapso de 10 años, lo lamentable es que la mayoría de infecciones registradas se da en países con ingresos bajos, restringiendo el acceso a este tipo de tratamientos preventivos.

En México, los tres órdenes de gobierno han puesto en marcha acciones preventivas para tratar de aminorar la propagación de tales infecciones, sin embargo, la tarea no ha sido sencilla, principalmente por factores de tipo cultural.

Es importante, que también los padres de familia mantengamos una comunicación amplia con nuestros hijos sobre el manejo responsable de su vida sexual y reproductiva y cambiemos de una sociedad que estigmatiza y excluye a una empática y solidaria.