Opinión: El Buen Fin 2020: oxígeno para la economía

0
173
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

Desde noviembre de 2011 se realiza en México El Buen Fin. Evento que reúne a cientos de empresas que ofrecen sus productos y servicios a través de ofertas, descuentos, rebajas y compras a crédito con meses sin intereses, lo que no es muy común observar en otra época del año y con el propósito de atraer a miles de consumidores e incrementar la actividad comercial.

Durante El Buen Fin de 2011 se registraron ingresos por 39 mil 800 millones de pesos, participando 40 mil locales comerciales. En 2019, se registraron ingresos superiores a los 117 mil millones de pesos y participaron unos 115 mil establecimientos comerciales, demostrando que en ocho años las ganancias crecieron en un 193%, cumpliendo con los objetivos de toda actividad comercial, aumento de ventas y obtención de ganancia.

Las categorías más compradas en El Buen Fin han sido: moda con un 43%, electrónicos 31% y electrodomésticos 23%.

Para 2020, se espera que El Buen Fin inyecte dinamismo a la economía vía consumo interno, luego de haber sido cerradas las actividades por la emergencia sanitaria del COVID-19. Se estima que del 9 al 20 de noviembre se alcancen ventas por 118 mil millones de pesos.

Se prevé que en este año el comercio electrónico pueda alcanzar un 40% del total de ventas, provocado por el miedo a la pandemia y por la comodidad al adquirir productos mediante las distintas plataformas de internet, que además brindan la posibilidad de hacer una investigación de precios en las páginas web de las empresas.

Asimismo, los pagos online, transferencias bancarias y sobre todo el pago con tarjeta de débito y crédito se han posicionado en un 68% como las formas más usadas de pago, reemplazando el manejo de dinero en efectivo. Es importante considerar medidas de seguridad para evitar fraudes, robo de datos y clonación de tarjetas.

El Buen Fin es una oportunidad para que los consumidores realicen compras útiles, responsables y bien planeadas que no generen deudas innecesarias. Los días de aislamiento, implicaron para muchos, descuentos en el salario, reducción de jornadas laborales y despidos.

La disminución en el poder adquisitivo de las familias mexicanas, es un factor a revisar. Asimismo, valorar si las posibilidades financieras permiten adquirir productos que pudieran ser innecesarios o generen dolores de cabeza futuros.

Para las empresas representa un momento ideal para lanzarse con ofertas agresivas y precios competitivos. Permite aumentar sus ventas y agotar sus inventarios. Las ganancias ofrecen liquidez para pagar a proveedores, reinvertir en cadenas de valor, posicionarse y apoyar la economía del país.

El Buen Fin es un mecanismo idóneo para fomenta la inversión, dinamizar el consumo, conservar empleos, apoyar a los consumidores con descuentos y ahorros exclusivos y permitir a la economía tener un respiro.