Opinión: ¿Cómo cuidar las finanzas familiares en fin de año?

0
253
views

Por Edgar F. Garza Ancira
Consejero de empresas y consorcios de carácter multinacional, así como Fundador de la asociación civil Dime y Juntos lo Hacemos

El 2020 ha sido un año muy complicado debido a la pandemia provocada por el coronavirus. Han pasado muchos meses entre el confinamiento, la sana distancia, el uso del cubrebocas y una emergencia sanitaria que continúa afectando todo nuestro entorno.

Durante algunos meses se registraron altas tasas de desempleo por el freno de los sectores económicos y miles de mexicanos han sorteado dificultades financieras, incluso han acumulado deudas por gastos compulsivos que exceden su presupuesto, especialmente en fechas como el Buen Fin que concluyó el pasado 20 de noviembre y que registró ventas por 141 mil 600 millones.

La economía en el país se encuentra contraída y ante la incertidumbre en las empresas, los empleos y los negocios familiares, es obligado volvernos extremadamente cuidadosos con los gastos, ya que la cuesta de enero siempre ha sido un trance difícil para las familias mexicanas y en las condiciones actuales puede ser más complicado afrontarla, debido a la falta de una cultura financiera que impide poner límites a gastos excesivos.

Carecer de un presupuesto que tome en cuenta los ingresos y los gastos, compras no planeadas, utilizar el aguinaldo para cubrir únicamente gastos navideños y abusar del crédito para este propósito, son los principales errores que se comenten, generan un mayor endeudamiento y reducen las posibilidades de formar un patrimonio.

Es así que, las deudas además de convertirse en pasivos económicos que afectan las finanzas, generan estrés, tensión y desequilibran el entorno familiar. Por ello, siempre lo más importante es ser responsables en los gastos, adoptando hábitos de consumo distintos a los del pasado.

Lo más saludable es cubrir los gastos básicos, tales como la renta o el pago de la hipoteca, la alimentación, la educación de los hijos, el transporte y los servicios básicos, elementos fundamentales a los que se les debe dar prioridad para evitar deudas innecesarias.

Para evitar el sobreendeudamiento es recomendable utilizar los ahorros, si es que se tienen, para pagar deudas y prescindir sacar un crédito para pagar otros o dejar de pagar unas deudas para cumplir con otras.

Siempre será necesario llevar un registro familiar de ingresos y gastos, anotando durante un mes lo que se gana y lo que se gasta, distribuyendo los ingresos en 50% para gastos básicos, 40% para deudas y gastos no básicos, 10% para ahorro e implementar un plan emergente, que permita la restructuración de deudas con los acreedores y buscar otras fuentes de ingresos que fortalezcan las finanzas familiares.

Las celebraciones decembrinas y de reyes, no deben ser motivo de endeudamientos, una buena planificación de los gastos permitirá mantener en armonía el entorno familiar y una economía sana.