León Benavente; ¡se volvieron locos!

0
587
views

Vamos a volvernos locos es una de las frases que mejor podría describir el proceso de creación musical. Y también es el título del nuevo álbum de León Benavente, el cuarteto español que ya es una de las agrupaciones más sólidas e interesantes en la actualidad. 

Y, vaya que se volvieron locos grabando este disco: un año y medio tan solo para pensarlo y 90 días para grabarlo, lo cual habla del trabajo inmerso en esta producción que en estos momentos ocupa el segundo lugar de ventas en España. 

“Fueron muchísimas horas de pensar, de insistir en detalles, buscando cada cosa para el disco. Teniendo en cuenta que el primer disco lo grabamos en tres o cuatro  días y el segundo en siete, pues este sí que fue un trabajo duro de búsqueda, muy tedioso a veces, pero merece la pena cuando el resultado final te trae satisfacción”, explica el guitarrista Luis Rodríguez en entrevista con RED CAPITAL. 

“Es un disco que surge después de haber hecho otros dos discos y haber hecho muchas giras. Surge de la inquietud de nosotros cuatro de tratar de encontrar nuevas formas de expresión, de formatos de canciones, que antes no habíamos transitado y surge de la inquietud de cuatro personas que se encuentran en un mismo momento vital y que están tratando de encontrar nuevas formas de expresión”.

– A estas alturas de la historia no debe ser fácil encontrar nuevas formas de expresión. 

“No lo es y cuando me refiero a nuevas formas de expresión me refiero a nuevas para nosotros. No pretendemos descubrir ahora la pólvora. No es fácil pero es la única vía porque no tendría ningún sentido repetir discos o fórmulas que hayamos hecho porque eso no nos divertiría, no nos sorprendería y, para hacer algo así, mejor no haríamos discos”. 

Los cuatro músicos se conocieron trabajando con Nacho Vegas, donde Luis toca el bajo, mientras que en León Benavente se pasó a la guitarra, lo cual le abrió la perspectiva hacia otros horizontes.

“Al decir ‘divertida’ parece que le resta seriedad pero sobre todo me refiero a sorpresa. Cuando trabajas en algo que es tu pasión todo esto aparece. Es muy duro porque, a medida que vas intentando mejorar, buscar otras cosas que no son fáciles, es duro pero al final tiene que haber ese punto de disfrute, de sorpresa, de encontrar sitios nuevos y, sobre todo, emocionarte con lo que estás haciendo. Hacer algo que ya sabes cómo se hace y ya has hecho tiene poco o nada de emocionante. No está exento de momentos duros, de momentos de lucha pero tiene que tener satisfacción al final, de pasártelo bien”. 

– ¿Qué encontraron en esta búsqueda?

“Descubrimos que podíamos apelar a emociones e incluso al baile pero trabajando a lo mejor en medios tiempos en lugar de ritmos tan frenéticos. Hemos encontrado otra arista más a esta identidad que poco a poco vamos forjando y que nos encanta seguir descubriendo. Es bastante inspirador porque no sabemos cómo va a ser el siguiente disco y eso  a mí me llena de emoción y de una inquietud buena. Todo mundo quiere hacer un disco que se venda mucho, que le guste a la gente, pero nosotros hace tiempo que comprendimos que esos son factores que no están en uno, entonces lo hacemos para que nos guste a nosotros en primer lugar y si eso luego tiene la buena fortuna de gustar a muchísima más gente, pues muchísimo mejor”. 

– Esto habla de honestidad. 

“Es un adjetivo que usamos bastante. Tratamos de hacer las cosas de forma honesta en primer lugar con nosotros mismos. Somos nuestro primer oyente y yo creo que eso se transmite a la gente que percibe las canciones con ese lado de cuidado, de honestidad y trabajo duro”. 

León Benavente se presentará el 19 de octubre próximo en el Festival Coordenada en Guadalajara, Jalisco y un día antes lo hará como parte del grupo de Nacho Vegas. “Nos hace especial emoción volver a México porque es un país que nos atrapó desde la primera visita hace más de 12 años, así que tenemos muchos amigos y sabemos con lo que nos vamos a encontrar”, concluye Luis.