Leer y andar en bici en la CDMX un deporte único

0
310

Caos, estrés, obesidad, tráfico son palabras que se pueden relacionar a la vida cotidiana de la Ciudad de México, la cual está en un constante cambio a causa de sus arterias viales que evitan la fluidez vehicular, que provoca a su vez que los traslados de un punto a otro sean más largos.

Las consecuencias de lo anterior influyen en tres aspectos sobre los capitalinos: la falta de democracia en el uso de recursos gubernamentales, los cuales están enfocados a crear y mejorar vialidades a los automovilistas; la contaminación ambiental por la quema de combustibles; y la salud provocada por sedentarismo, contaminación, presión laboral, etcétera.

7
AÑOS
Cumple Ecobici en febrero de este 2017

Los capitalinos, en general, nos hemos convertido en personas sedentarias, que entrega su vida a los “largos” viajes en auto o transporte público para dirigirse a su trabajo o escuela, dejando poco o nulo tiempo a la actividad física.

El reflejo de lo anterior es el primer lugar que ocupa México en obesidad infantil, según un estudio de 2015 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y segundo en obesidad en general, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Estos rankings mundiales, nada privilegiados, se deben a que somos el país que más consume refresco, además de la mala alimentación.

Además, nuestro México es el primer lugar de los integrantes de la OCDE (integrada por 39 países) en el uso del auto para ir al trabajo. De un total de casi 120 millones de mexicanos (según la encuesta de 2015 del INEGI), sólo el uno por ciento utiliza la bicicleta como medio de transporte.

Si nos enfocamos a ese 1% en la CAPITAL del país, en el que somos cerca de 9 millones de habitantes, entonces cerca de 90 mil personas utilizan regularmente la bicicleta de su casa al trabajo o a la escuela.

90
MIL
Ciclistas ruedan en la CAPITAL

El capitalino promedio, el que anda en bicicleta, a pie, en motocicleta o en auto sufre de falta de cultura vial, lo que provoca el caos cotidiano, estrés y conflicto que se refleja en los 22 mil accidentes viales al año, según la Secretaria de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

En su intento por hacer de la CAPITAL una ciudad más armoniosa, el Gobierno de la Ciudad de México, en conjunto con Instituto del Deporte de la CDMX y distintas organizaciones ciclistas, distribuyen contantemente el Manual del Ciclista Urbano, con el que se intenta no sólo crear una cultura vial, sino motivar a la actividad física y reducir el tráfico.

Independientemente de la distribución del Manual para el ciclista capitalino, la falta de cultura vial deriva de la falta de lectura. Según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), sólo el 2% de la población mexicana tiene el hábito de la lectura, es decir, apenas 2 millones de mexicanos leen, trasladado a la CAPITAL, 180 mil capitalinos lo hacen también; de los 90 mil asiduos ciclistas, sólo 1,800 habrán leído alguno de los manuales distribuidos por el Gobierno de la CDMX.

Parecería una utopía que se logre crear en la CAPITAL una cultura vial, en la que andar sobre la bicicleta por la segunda ciudad más grande del mundo deje ser un “deporte extremo”.


Lugar de obesidad ocupa México en el mundo

Hace casi 7 años se implementó en la CDMX Ecobici, sistema de préstamo de bicicletas a través de un registro y pago anual, el cual tiene a disponibilidad de sus más de 100 mil usuarios más de 6 mil bicicletas distribuidas en 452 ciclo estaciones (en 43 colonias de tres delegaciones), las cuales se encuentran en puntos estratégicos para desplazarse rápida y cómodamente en trayectos cortos, en un área de 35 kms2.

La intención de este programa es, además de la activación física, es reducir el impacto ambiental y la congestión vial, pero falta de cultura…

 ECOBICI (FOTO:@ECOBICI)

La solución podría derivar en acciones individuales de cada uno de nosotros como capitalinos, utilizar más el auto, caminar, correr, utilizar la bici y conocer nuestros derechos y obligaciones como ciclistas, y de paso, disfrutar de una manera diferente de la gran Ciudad de México.

NO COMMENTS