Las 10 cosas que nos enseñó Star Wars

0
959
views

La saga ha llegado a su fin. El próximo jueves 19 de diciembre se estrena Star Wars: El ascenso de Skywalker, el noveno episodio de una historia que durante 42 años nos ha mantenido atentos a los sucesos en una galaxia lejana, muy lejana…

Con el fin de prepararnos para la culminación de este relato mitológico sobre la familia Skywalker, te dejamos las 10 cosas que Star Wars nos enseñó:

1.- LAS PRINCESAS NO NECESITAN SER RESCATADAS. Cuatro décadas antes de que las calles se llenaran de feministas con paliacates verdes, la Princesa Leia Organa, interpretada por la inolvidable Carrie Fisher, nos mostró que las mujeres también pueden pelear, echar balazos y ponerse al tú por tú con quien sea. Sí, Leia es una de las primeras heroínas en el cine que no se conforma con ser tomada en los brazos de su amado príncipe y ser rescatada… aunque también eso le salía muy bien.

2.- EL TAMAÑO NO IMPORTA. La primera vez que vimos al Maestro Yoda en el Episodio V El Imperio Contraataca (1980), nos pareció una criatura graciosa de medio metro de altura. Eso sí, muy sabia, pero chistosa. Conforme avanzó la saga descubrimos que el pequeño Jedi verde no sólo era sabio sino también muy poderoso y bueno para echar espadazos con su sable de luz. Su batalla con Darth Sidius es épica. “El tamaño no importa. Mírame a mí. ¿Por mi tamaño me juzgas? ¿Hmm? Hmm. Pues hacerlo no deberías. Pues mi aliada es la Fuerza, y una poderosa aliada es”.

3.– UN MACHO ALFA LOMO PLATEADO LO ES HASTA CUANDO VA A MORIR.– Han Solo es un bandolero busca fortunas, seductor, con un vago sentido de la moral pero, en el fondo tiene buen corazón. El personaje de Harrison Ford se caracteriza por su desfachatez y, hay que decirlo, su machismo a la vieja usanza. Es el prototipo del héroe machín, quien luego de pasarse conquistando a la Princesa Leia no es capaz de decir “te amo”.
Su momento más épico ocurre en el Episodio V: El Imperio Contraataca, cuando están a punto de congelarlo y Leia le dice desesperada: “Te amo”. La respuesta de Solo es inmortal: “Lo sé”.


4.- EL MALO SE VISTE DE NEGRO.- Ya lo sabíamos pero fue Darth Vader quien se encargó de remarcarlo para que no quedara duda. Desde Drácula y a lo largo de la cinematografía, los villanos han preferido vestir de negro pero con Lord Vader este estereotipo alcanzó su máxima expresión. Si a ello le sumamos la majestuosa Marcha Imperial y su difícil respiración artificial que denotan su presencia, no queda duda: Darth Vader es la maldad suprema, la personificación de el Lado Oscuro de la Fuerza y, ¿qué color puede ser más oscuro que el negro?

5.- EL AMOR POR TU NAVE ES INFINITO, AUNQUE SEA VIEJITA.- ¿Habrá en toda la galaxia un vehículo más amado que el Halcón Milenario? La respuesta es no.
Este poderoso “pedazo de chatarra” es un carguero ligero corelliano tipo YT-1300 capaz de alcanzar la velocidad de la luz y a la fecha no se sabe a ciencia cierta qué amaba más Han Solo, si a la Princesa Leia o al Halcón Milenario. Así de grande es la relación entre los autos y el hombre. No te hagas tú, que te has pasado domingos completos lavando tu auto y poniéndole Armor All a las llantas.

6.- EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE ES UN PELUDO QUE GRUÑE.- Uno de los personajes más entrañables del universo Star Wars es sin duda Chewbacca. A lo largo de toda la saga, el peludo wookie amigo de Han Solo ha demostrado que no hay alguien más leal, aguerrido, fiel, eficiente y tierno que él. No hay un solo gesto de mezquindad en este grandote interpretado por Peter Mayhew. Todo en él es bondad, gruñidos y pelos. Cualquier parecido con un perro no es coincidencia. Prácticamente toda la personalidad de Chewbacca coincide con el mejor amigo que tienes en casa.

7.- R2-D2 NO SE LLAMA ARTURITO.- Confiésalo. Tú también le llamaste así en algún momento de tu infancia. La mayoría de los mexicanos que estudiamos en escuelas públicas solíamos llamar cariñosamente Arturito al droide astromecánico compañero de C-3PO, quien posee extraordinarias habilidades y ha sido compañero de la familia Skywalker por generaciones: salvó la vida a Padme Amidala, ayudó a Anakin a destruir la nave de la Federación de Comercio, sirvió para que la Princesa Leia escondiera los planos de la Estrella de la Muerte y se los llevó a Obi Wan Kenobi, fue el fiel compañero y navegante de Luke y, luego de estar apagado 30 años, es él quien en el Episodio VII: El Despertar de La Fuerza, proporciona el mapa para que Rey encuentre a Luke.
¿Cómo no vamos a amar a “Arturito”?

8.- LO CORTÉS NO QUITA LO TAIMADO.- Contrario a su compañero R2-D2, C-3PO es la máxima representación de la torpeza. Es un androide de protocolo y jamás lo veremos diciendo alguna palabra altisonante o haciendo una grosería. Educado, de buenos modales y extremadamente amable, el robot interpretado por Anthony Daniels es taimado, casi podría decirse estúpido y siempre requiere ser salvado por su amigo R2-D2. Además de estorbar y prácticamente no ayudar en nada, aparece en todas las películas y, la verdad, sólo sirve para hacernos pasar un buen rato.

9.- NO NECESITAS PISTOLAS SI TIENES UN SABLE DE LUZ.– Una de las más grandes interrogantes en la historia es por qué los caballeros Jedi usan sables de luz si tienen a su disposición maravillas tecnológicas como pistolas, fusiles, naves espaciales, droides o incluso hasta la mismísima Estrella de la Muerte.
Esta respuesta nunca la conoceremos, pero nos queda claro que no hay imágenes más épicas que Luke Skywalker blandiendo su sable contra Darth Vader, Obi Wan Kenobi contra Darth Maul, Rey contra Kylo Ren o el mismísimo Maestro Yoda contra Darth Sidious.
Algo tienen los sables de luz que enamoran y, sin duda, es uno de los principales artefactos que hacen de Star Wars una de las sagas más grandes de la historia.

10.- POR SOBRE TODAS LAS COSAS, QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE.- Después de la bendición que nuestras mamás nos dan al salir de casa, no hay mayor deseo de bienestar, prosperidad y buena voluntad que la frase “May The Force be with you”.
Desde el Episodio IV: Una nueva esperanza, estrenado en 1977 hasta el Episodio IX: El ascenso de Skywalker que se estrena el próximo jueves, esta es la sentencia más icónica de Star Wars, una de las frases más célebres en la historia de la cinematografía y de la cultura pop y, sin duda, el enunciado que en sí mismo reúne la filosofía planteada por la saga: La Fuerza, ese extraño poder divino alojado en los midiclorianos que tiene, dos lados, el luminoso y el oscuro. La Fuerza, la razón de ser de los caballeros Jedi y los Sith, la poderosa energía omnipresente en el universo que lo mantiene unido y a través del cual todo ocurre.
Porque en realidad, Star Wars no es una simple serie de películas de ciencia ficción. No. En realidad, Star Wars es la representación misma del universo, sus tensiones, sus batallas, sus equilibrios y desequilibrios que dan vida pero también la quitan, la eterna lucha del bien contra el mal y todo por medio de La Fuerza. Muy parecido a la realidad.
Es por ello que te deseamos que La Fuerza te acompañe… siempre.