La valla rota y el caos en el final del KnotFest sin Evanescence ni Slipknot

0
1002
views

Fuego.

Era fuego lo que se veía al finalizar una noche que no se podrá olvidar en un largo tiempo.

Un piano y una batería que se destruía poco a poco con la furia y frustración de algunos en los que el hartazgo llegó de una forma muy extrema.

Los instrumentos y escenografía de Evanescence, aquel piano tocado por Amy Lee en canciones como My Immortal, se incendiaba en medio del deportivo Oceanía. Así terminaba el KnotFest, ahora producido por la productora Jalisciense, Live Talent.

Semanas atrás se confirmó que ante la realización de KnotFest meets ForceFest 2019, se contaría con aproximadamente 2 mil elementos de seguridad pública, pero al acercarnos con los encargados al mando de “Protección Ciudadana”, se nos informó que se contaban con 360 elementos resguardando la circunferencia externa del inmueble. Para la seguridad interna “Osos” y “Condores”, se encargaban de accesos, vallas y producción, aproximadamente, juntando las 3 empresas de seguridad contratadas era un total de 900 elementos, para resguardar la presencia de 50 mil asistentes, según cifra oficial de Live Talent.

Behemoth terminaba su presentación en el Main Stage, cuando un estruendo hizo que muchos voltearan a ver lo que sucedía en la división de la zona general y la zona preferente, una valla de metal se venció y la gente se saltó a la zona preferente, no precisamente por tener ganas de estar en esa zona, sino por los empujones, patadas y golpes que se intentaban esquivar.

KnotFest

Total incertidumbre reina en estos momentos en el Deportivo Oceanía. Ni #Evanescence ni #Slipknot han salido a tocar. La gente se desespera porque van a cerrar el Metro y hasta este instante no hay explicación oficial.

Posted by Red Capital on Saturday, November 30, 2019

La poca seguridad y personal de producción intentaron arreglar el problema colocando unos tubos, mientras se acomodaba el espacio, pero esto nunca se logró.

Evanescence de seguro ni llegó a México”, fueron los primeros gritos de enojo que se escuchaban al esperar una hora la llegada de la banda y esta no subiera al escenario, sin embargo su escenografía e instrumentos ya estaban colocados. Las pantallas seguían mostrando su horario.
Ante la espera de casi 3 horas y la incertidumbre del público, la banda publicó en su Instagram que estaban esperando a que la valla se arreglara y así poder salir a tocar, pues la seguridad de sus fans era lo más importante. Veinte minutos más tarde las pantallas solo mostraban el logo de KnotFest y una voz se escuchó en las bocinas, pidiendo que los asistentes se recorrieran para atrás y así poder arreglar el problema con la valla, pues sino el evento no continuaría.

Este aviso fue “la gota que derramó el vaso”, pues la audiencia se encontraba impaciente y molesta e hicieron caso omiso a las indicaciones ofrecidas en el micrófono.

Las rechiflas comenzaron, vasos con fuego se veían volando por encima de algunos presentes y las activaciones comenzaron a apagar sus luces.

Las redes anunciaban asaltos y robos con uso de armas de fuego y navaja, pues la entrada principal ya no estaba protegida y cualquier persona podía acceder al inmueble.

Les recomendamos cuidar sus pertenencias y tenerlas cerca, pues se hará un apagado general del evento y la gente puede actuar agresiva. Las bandas ya no se presentarán”, eran las indicaciones que comentaban en activaciones, stands y actividades a las 12:50 de madrugada.
Tablas y muros de contención se veían en el trayecto a la salida, asistentes utilizaban basura y vasos para encender fogatas en cada esquina que se pudiese.

El escenario principal se volvía un caos, pues al apagar luces, la audiencia molesta, corrió al escenario y comenzaron a aventar vasos con tierra, piedras y todo lo que se encontrara a su paso. Otros asistentes optaron por subir al escenario y destruir todo y al seguir la escenografía de Evanescence montada, el desquite fue inminente.

Para este instante la seguridad en el inmueble era nula y la gente tomó por completo las instalaciones, logrando así la destrucción a cenizas de la batería y piano de Evanescence.

La molestia del público llega a estas consecuencias. El piano y batería de la agrupación Evanescence han quedado completamente destruídos.La audiencia también prendió una hoguera frente al escenario principal de #KnotFest

Posted by Red Capital on Sunday, December 1, 2019

A la salida los asaltos se hacían presentes.

Ayúdenos por favor. Nos acaban de asaltar bajando el puente. A mi novio lo “navajearon” y nos quitaron celulares y dinero”, gritaba una asistente al festival, mientras buscaba una patrulla con su novio detrás de ella, sangrando de una mano.

Nota en desarrollo…