Joker… La triste locura de aquellos a los que olvidamos

¿Qué pasa cuando la historia muestra la otra cara, la vida real de un villano y la razón por la cual todo comenzó?

0
1369
views

Desde pequeños nos hemos emocionado con personajes ficticios y sobre todo con los que existen en las hojas de los cómics, las heroínas, los hombres con gran fuerza, los que son muy inteligentes, hasta los animales, pero casi siempre dejamos atrás a los villanos, por qué no siempre son lo que esperamos o simplemente no tienen una historia más allá de su misión de hacer sufrir al protagonista real de la historia, pero…¿qué pasa cuando la historia muestra la otra cara, la vida real de un villano y la razón por la cual todo comenzó?

El dolor de vivir

Joker o como mejor se le conoce en México, “El Guasón”, es una película que muchos seguidores de la saga de Batman y de los cómics esperaban, pues al Guasón no se le hacía justicia real con su historia y del por qué llegó a convertirse en el villano más grande de ciudad Gótica.

Había muchas explicaciones de la vida de este personaje, pero ninguna contaba algo que enamorara a los fans, hasta que llegó esta película, donde la empatía es lo que predomina, pues terminas sintiendo el dolor del personaje, ya que en muchas ocasiones no nos damos cuenta del dolor que podemos causar a alguien más, con una simple acción.

Sin duda la interpretación que llevó a la pantalla grande Heath Ledger hace algunos años, siempre será inolvidable por qué le dio un toque único y catatónico, pero Joaquin Phoenix llegó a borrar toda idea que se tuviese alrededor del personaje, lo hizo suyo y envolvió a la audiencia de una forma inimaginable, al punto de tocar el corazón de los fanáticos, conmoviéndolos con un dolor crudo, un dolor de verdad, el de vivir.


 La banda sonora fue compuesta con canciones de score original por Hildur Guðnadóttir, donde destaca
“Send In The Clowns” de Stephen Sondheim al ser la cereza del pastel.

Todd Phillips escribe y dirige Guasón, una película que muestra la visión original de un cineasta sobre el villano más famoso de DC. Una historia de origen con la esencia tradicional del personaje, pero con un acercamiento muy diferenciador y singular. La exploración que Phillips hace de Arthur, magistralmente interpretado por Joaquin Phoenix, es la de un hombre que sufre por encontrar su camino en la sociedad fracturada de Ciudad Gótica.

Aspirando a que los reflectores lo iluminen, Arthur intenta ser un cómico de stand-up, pero parece que el chiste siempre es él. Arthur toma una serie de malas decisiones que lo conducen a detonar una reacción en cadena, atrapado entre el cinismo de una existencia atormentada por la apatía, la crueldad y la traición. Una serie de eventos desafortunados que escalan en intensidad y que presentan un crudo estudio de personaje.

La actuación de Phoenix es todo, no hay más. No sientes el tiempo, tampoco es cansado y poco a poco el nudo en la garganta se forma.

Konstantín Stanislavski, hace muchos años desarrolló un método que no todos los actores pueden utilizar, pues remueve fibras muy obscuras en un individuo y darlas a conocer puede ser aterrador, pero si se logra controlar, se podrá visualizar una actuación pura, donde el actor muestra la verdad interior, al experimentar realmente sus emociones y lo que debe transmitir al espectador… Joaquin Phoenix lo logró y de una manera que no muestra a un villano, sino la representación de un dolor muy grande y que al final, el dolor puro se cobijo con una triste locura.

Joker muestra que al final, sin importar lo que hagas o luches, te enseña la crueldad humana y que siempre triunfará el egoísmo.

Sencillamente en una escena todo se conecta, donde la música fue el interruptor para una entrada triunfal, fue el momento donde todo comenzó, el dolor, el gozo y la tristeza se apoderaron de Arthur, ahí donde la risa fue su salvación en todo momento, fue que nació Guasón.

Es una película digna de todos los premios que existen, no hay más que decir.

Es una historia que pasará a ser parte del cine que recordaremos por siempre.