Guillermo del Toro cimbra Hollywood con su estrella en el Paseo de la Fama

0
554
views

“No crean todas las mentiras que dicen de nosotros (mexicanos e inmigrantes)”, dijo Guillermo del Toro entre risas, pero su mensaje iba directo al corazón de Estados Unidos.

En medio de una de las peores crisis racistas y antiinmigrantes en el vecino país del norte, el cineasta tapatío develó su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y, por supuesto, aprovechó para estrellársela en la cara a todos aquellos creyentes de la “supremacía blanca”.

Con su sonrisa de siempre, su buena onda rebosante, Del Toro se dejó querer y, entre los gritos de “¡México, México…!” agradeció el honor que pocos connacionales han tenido en este mítico lugar reservado sólo para los más grandes en la historia del cine y el espectáculo en el mundo.

“Gracias”, dijo en español para continuar en inglés: “hay dos cosas que quiero dejar en claro sobre mí el día de hoy: número uno, soy un extraño ser y realmente amo tener la oportunidad de serlo. La primera vez que vine aquí a mediados de los setentas, con mi familia… caminamos por este paseo buscando las estrellas de Boris Karloff, Lon Chaney, Alfred Hitchcock y una que no encontramos fue la de Jack Pierce, uno de los grandes artistas del maquillaje, creadores, y nunca fue honrado aquí. Pero lo que sentí con estas estrellas es que había gente tan extraña como yo y estaban aquí, entonces eso me dio esperanza y esta estrella es para ustedes, todos los que se sienten extraños.

Porque es mexicano.

“La segunda cosa que necesitan saber es que soy mexicano y soy un inmigrante. La segunda vez que vine aquí estaba tratando de terminar mi segunda película, Cronos, y tres de ustedes compartieron conmigo un poco de frijoles con chile… vinimos a dar un paseo por aquí donde vi los nombres de la gente que estuvo antes que yo y, como inmigrante, ver las estrellas de Pedro Infante, Katy Jurado, significó muchísimo para mí”.

Fue entonces cuando Del Toro lanzó su mensaje como flecha: “Justo ahora estamos en un momento de gran miedo. Gran miedo y gran división porque esos blancos nos temen y nos dividen. Dicen que somos diferentes, que no debemos cruzarnos y eso hace fácil el control mental, hace fácil que nos odiemos unos a otros.

“Pero el antídoto para eso es estar juntos, darnos cuenta de que esas divisiones son completamente fantasías. Cuando la gente me dice ‘tú haces fantasía’ respondo ‘yo no. La hacen los políticos, la hacen las iglesias. Yo no’.

“Como mexicano, recibir esta estrella es un gesto y ningún gesto en estos tiempos puede ser banal o simple. Es muy importante que esto esté pasando en este momento porque así puedo decirles a todos ustedes, a todos los inmigrantes de todas las naciones que deben creer en las posibilidades y no en los obstáculos. No crean las mentiras que ellos dicen sobre nosotros. Crean en las historias que han buscado y crean que todos podemos hacer la diferencia y crean que todos tenemos historias que contar y que pueden contribuir al arte, al desarrollo, en cualquier forma. Muchas gracias”.