El perreo volvió y que bueno que lo hizo

0
564
views

Por: @misaeeelo

Los conciertos y festivales fueron una de las actividades que más extrañábamos. Ya extrañábamos escuchar nuestra música favorita a todo volumen, brincar de arriba a abajo, cuidar el teléfono con todas nuestras fuerzas y la cerveza bien quemada.

Después de dos años de ausencia hemos vuelto a los festivales presenciales y el festival con más perreo, bellakeo y tenis Jordan está de vuelta; Coca Cola Flow Fest 2021.

Los amantes del género urbano se dieron cita el pasado 27 de noviembre en la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, así es, una semana después del Corona Capital.

Una fiesta con más de 30 artistas nos esperaba dónde las principales cabezas eran Wisin & Yandel, El Alfa, Jhay Cortez, Ozuna y Farruko.

A las 12:50 pm empezó esta fiesta de espuma, con Salma inaugurando el escenario principal y a su vez Dawer X Damper en el escenario Sprite.

A lo largo del día el talento programado dio lo mejor de sí, desde la chilena Paloma Mami, Junior H o la mexicoamericana Snow tha Product.

Nathy Peluso salió al escenario Sprite acompañada de una mini orquesta, con vientos, guitarras y congas, poniendo un toque lleno de salsa durante la segunda mitad de su acto. Una chica muy entregada con su público aventando rosas a los asistentes.

Los esterales, los meros meros, empezaban a salir a escena y sin duda uno de los actos más esperados fue El Alfa, inaugurando su sesión con “4K”, enloqueciendo a la audiencia. “Suave”, “Qué Calor”, “Coronao” fueron parte de su setlist dónde ni un minuto dejabas de brincar, para al final cerrar con “Curasao”.

Dato curioso, después de su presentación, por medio de su Instagram, presentó una disculpa pública por “haber roto la tarima”.

El siguiente acto fue el primero en llenar el escenario principal y ese fue el puertorriqueño Rauw Alejandro, que hizo gala de su talento y poder de convocatoria, como era de esperarse, su presentación fue perfecta y cerrando con la canción que todos queríamos escuchar: “Todo de tí”

La estampida de multitud comenzó ya que ahora era turno de Farruko en el escenario Sprite.

Debemos admitir que Farruko se llevó las palmas, ya que durante su presentación hubo una riña (que raro) cerca del escenario (además de la otra que había en la parte trasera, dato 100% real), por lo que el cantante amenazó con detener su presentación si las cosas no se calmaban y de manera irónica la siguiente canción fue “Calma”. Sin duda se agradece cuando un artista en el escenario se percata de estas situaciones e interviene para “llevar la fiesta en paz”, pues lo que buscamos todos es pasarla bien, ¿verdad?, Travis Scott.

La temperatura bajaba conforme avanzaba la noche, pero el calor del perrero subía cada vez más, pues estabas en un punto dónde en un escenario tenías a Ozuna con su ejército de drones formando figuras, las palabras “México” y “CDMX” en el cielo, pero en otro escenario tenías a Wisin & Yandel dando cátedra con un recorrido de su trayectoria, escuchando éxitos del aquel añorado “reggaetón del viejito”.

El escenario principal cerraba con Jhay Cortez y en Sprite con Bizarrap, a su vez Dembow HotNuts con Uzielito Mix (que ya parece dj local del festival).

¿Qué tienen en común las activaciones en el festival y personas con cubrebocas puesto? Que casi no había. La ausencia de estos dos es preocupante ya que sin las activaciones se tornaba un poco monótono el festival y el pues bueno, el otro es casi obvio, procurar usar el cubrebocas el más tiempo posible.

Nos despedimos de este festival con muchas anécdotas, buenos momentos, mucho baile, empujones y demasiados “¿Qué me ves wey?”.

Nos vemos en la edición 2022 con una licuachela en mano y en la otra. también.