El mágico mundo de los Manuelotes

0
454
views

El mercado de esquites y elotes ciertamente está prosperando en México, pero debido a eso, ya no es normal darse el lujo de sólo caminar a la esquina y comprar un elote, pues el antojo va más allá de queso y mayonesa.

Los Manuelotes son un nuevo concepto en la forma de como vemos y comemos un rico elote y sobre todo un delicioso esquite o como bien dirían en el Norte, “un elote en vaso”.

La historia de loos Manuelotes comenzó dentro de Galerías Plaza de las Estrellas y como estrellas, han ido brillando en diferentes establecimientos para expandirse con sus recetas.

“Todo inició con la inquietud de tener un negocio de comida mexicana. “Al no tener claro qué tipo de alimentos podíamos vender; comencé a jugar con un amigo con mi nombre y entre ese juego y la idea de la comida, salieron los Manuelotes y gracias a eso comenzamos a vender Manuelotes”, así cuenta su historia Manuel González, creador de este nuevo concepto en elotes.

Al hablar de esquites, no se debe subestimar el atractivo, ya que son prácticos, rápidos de comer y así como se han combinado con pollo, carne y mollejas, los Manuelotes se han combinado con sopa, donde destacan los esquitechanes, que constan de esquites combinados con sopa instantánea con la receta secreta.

“Nuestro menú es algo amplio, pues tenemos desde esquites y elotes tradicionales, hasta combinaciones con polvos de doritos, Takis, Unicornios y muchos más”, comentó Manuel.

Los Manuelotes comenzaron en 2018, con un pequeño establecimiento, sin embargo a la gente le ha gustado tanto el sabor y concepto, que se ha expandido al Estado de México en Lomas Verdes y Azcapotzalco, además los costos se han hecho para ser accesibles y del gusto de todos, pues oscilan entre los $20 y $50 pesos.

La intensión de los Manuelotes es llegar a todos los paladares de los mexicanos.

Estas diferentes presentaciones son lo suficientemente buenas como para ser la atracción principal en todas las opciones que existen para disfrutar unos buenos elotes o esquites, para acabar con ese antojo.