Templo de Ehécatl y Juego de Pelota, los nuevos tesoros del Templo Mayor

0
859
views
Así luce el Templo de Ehécatl, dios del viento, de más de 30 metros de longitud. (Foto: INAH)

Arqueólogos mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron un templo mexica dedicado a Ehécatl (dios del viento) debajo de un hotel ubicado en Guatemala #16, a espaldas de la Catedral Metropolitana en el Centro Histórico.

Dicho templo consta de una estructura rectangular de más de 30 metros de longitud y dos cuerpos circulares, de lo cual sólo ha sido recuperado la entrada circular de piedra volcánica; su construcción data de 1481 a 1521.

Dentro de las excavaciones también se halló una cancha de juego de pelota de 50 metros, donde se dice que pudo haber jugado el emperador Moctezuma y de la cual solo se pudo recuperar una escalinata de 9 metros por la que debían entrar los jugadores a la cancha.

Otro de los descubrimientos fue una ofrenda compuesta por restos cervicales de una treintena de personas pertenecientes en su mayoría a jóvenes y niños sacrificados. Se cree que sus cabezas fueron trasladadas al Tzompantli (el altar de los cráneos) descubierto en 2015.

Solo una cuarta parte de este hallazgo arqueológico fue develado, pues para descubrirlo por completo se tendrían que realizar más excavaciones en los edificios y la calle de Guatemala.

Templo de Ehécatl
Es una estructura rectangular de 34 a 36 metros de longitud que en su parte posterior tiene adosados dos cuerpos circulares, el mayor con 18 metros de diámetro, y que se encuentran separados por un andador de 1.10 metros.

Las investigaciones iniciaron en el 2009, cuando los dueños del hotel pidieron al INAH indagar en su construcción pues tenían planeado realizar una ampliación y este tipo de obras no pueden llevarse a cabo hasta no obtener la autorización de dicha institución.

Se espera que en un futuro se construya un museo de sitio, como el que se encuentra en el Centro Cultural de España, en el número 18 de la misma calle, que conviva en armonía con el hotel y así todos los capitalinos puedan visitar estos restos arqueológicos.