Ciento noventa mil almas protagonizaron el capítulo 10 en esta historia

0
1893
views

El Ángel de la Independencia es un símbolo de la capital mexicana, prácticamente el sinsajo de la ciudad y quién diría que años más tarde se volvería inolvidable como un recordatorio a un festival que nacería para cambiarlo todo.

El Corona Capital celebró una década ininterrumpida este fin de semana. Un festival que se volvió tradición en la ciudad, pues era el primero en su tipo para incluir talentos anglos, con gran renombre y cada año incluye algo nuevo para seguir trascendiendo.

Comenzando ambos días en punto de las 14:00 horas, la gente fue llegando para apagar las velitas en conjunto a bandas y artistas que llenaron de nostalgia y también de mucha energía.

Sargazo era lo que recibía a los fanáticos, quienes agradecieron tremendo muro hecho de ladrillos de sargazo y que permitía tomarse una bonita postal, luciendo la frase “Corona Capital. Capítulo 10”, así comenzaba el camino al fin de semana más esperado por los millennials.

Por primera vez, los rayos del sol no molestaban a los presentes, pues la mayoría del tiempo el clima se mantuvo calmado y con nubes que permitían disfrutar de la sombra y sobre todo las bajas temperaturas, las cuales ayudaron a los modernos outfits para la temporada de frío.

Como en un hogar, las paredes lucían tapizadas con los diferentes carteles que han marcado cada una de las ediciones del festival, lo que permitía que la gente pudiera recordar ediciones pasadas y guardar algunas selfies.

La música comenzaba, los 10 años de una historia seguían escribiéndose…

Recuerdos de años atrás llegaban con The B-52s, donde quienes así lo quisieron lucieron la moda de los años 50 y no pararon de bailar con canciones como “Love Shack” y “Rock Lobster”, ahí comenzaba la euforia por el primer día.

Los animos continuaban con el regreso de Travis a la ciudad y mostrando a un Fran Healy sin barba, lo cual fue sorpresivo para los seguidores, pues el vocalista no se había rasurado en un largo tiempo. La gente estaba emocionada y se unieron en una sola voz para interpretar canciones como “Sing”, “Closer” y un cierre perfecto con “Turn”.

Un mal rato

Los asistentes esperaban con emoción la presentación de Franz Ferdinand, en redes sociales al parecer fueron una de las bandas más ovacionadas y comentadas y sin duda alguna no decepcionaron, pues en el primer día la conglomeración en su presentación fue de las más grandes. Los británicos comenzaron su concierto con el éxito “No you girls” y desde ese momento los gritos no cesaron. Los fanáticos continuaban llegando. El festival se encontraba agotado y justo con Franz Ferdinand comenzaron los empujones, pues el venue estaba en su máxima capacidad. Noventa y cinco mil almas protagonizaron el capítulo 10 en esta historia y se notó cuando los presentes corearon “Take me out”, en medio de saltos, gritos y mucha amistad.

Lamentablemente una vez terminada la presentación de los ingleses, la movilidad se vio reducida y un poco bochornosa, pues al haber tanta gente, desplazarse era complicado y se suscitaron varios robos y golpes en las salidas de los sanitarios, entre ellos a la esposa del director de comunicaciones de Google México.

Continuando en el mismo mood; Two Door Cinema Club comenzaba a tocar en el escenario Corona Light, sin embargo la molestia continuaba, pues por extraño que parezca la separación en este escenario ocurrió. El área cercana al escenario era únicamente para usuarios VIP, acción que molestó a muchos, pues nunca había sucedido en ediciones pasadas, por lo tanto algunos presentes decidieron retirarse y acudir al concierto de Weezer, el cual se realizaría en el escenario Doritos.

Rivers Cuomo, Brian Bell, Scott Shriner y Patrick Wilson estarían recibiendo a todos con los brazos abiertos, mientras realizaban una fiesta de increíbles covers, chistes y guitarrazos, ganando el espacio a la mejor presentación del sábado, pues la energía que se vivía remontaba en la nostalgia. La audiencia lloraba con “Perfect Situation” de fondo o aplaudía y saltaba con “Hash Pipe”, pero de inicio a fin, Rivers supo conducir a sus fieles seguidores, incluso lució una playera alusiva a la gira que realizará con Fall Out Boy y Green Day el próximo año. Cuando todos pensaron que el show había terminado, Weezer regresó para cantar a capela “Buddy Holly” y calmar la petición de escuchar en vivo “Say it ain´t so”.

La hora final casi llegaba, el público corría al escenario Corona

The Strokes pagaba una deuda con el público de la ciudad 8 años después, justo en el mismo festival, justo en el mismo escenario.

Canciones como “You only live once”, “Under Control” y “Hard to Explain”, fueron parte del repertorio en el que Julian Casablancas guió a sus fans. Aunque algunos se fueron decepcionados, pues canciones como “12:51” nunca llegaron y a la banda se le notó cansada y tal vez un poco fastidiada.

Sin embargo Julian Casablancas se encontraba cantando muy quitado de la pena, cuando en el público comenzó a escucharse al unísono, “New Song, New Song”, o eso se quería dar a entender, pero se escuchaba más como “You Suck”, que en inglés se interpreta como “APESTAS” y desde ahí todo cambió.

Casablancas bromeó con el público, pero muchos fans se han peleado en redes sociales, pues aseguran que esa fue la razón por la que la banda terminó antes y también por el uso excesivo de teléfonos inteligentes.

México, creo que ustedes no dejan de decir “you suck”, o eso es lo que se les entiende. Jajaja. Pero no se preocupen, entiendo lo que quieren decir y creo que es una mala traducción a “new song””, fue lo que el cantante dijo y el comenzó a bromear con los otros miembros de la banda.

Los últimos minutos del primer día del festival Corona Capital, fueron concluidos con los clásicos “Juicebox” y “Last night

Día dos

Con el cuerpo descansado y ya un poco más tranquilos, los asistentes al festival regresaban el domingo. Que a pesar de ser también un día que vendió en su totalidad las localidades, se sentía más relajado, pues muchos se dieron la oportunidad de vivir las experiencias que marcas y alimentos ofrecían. Tal fue el caso de la Uber Eats Village, área designada para disfrutar alimentos de todo tipo y también a altos y bajos costos.

El público asistente creció durante los primeros minutos de la noche, pues The Voidz, nuevamente liderados por Julian Casablancas, se presentaría alrededor de las seis de la tarde en el escenario principal y sin duda la actitud de Casablancas fue diferente, pues incluso bajó del escenario para convivir con algunos fans.

Flume iniciaba su show en el escenario Doritos, los asistentes bailaban al ritmo de la electrónica, mientras las activaciones de las marcas daban otras experiencias a quienes decidían conocer lo que estaban ofreciendo. De fondo sonaba “You and Me”, mientras el proyecto de downtempo se despedía bajando del escenario y saludando a algunos fans.

Block Party y The Raconteurs hacían lo propio en sus escenarios designados, sin embargo la euforia se guardaba para otros actos, pues aunque Jack White regresó, nunca será lo mismo que con White Stripes.

Keane adelantó su presentación 15 minutos y al parecer fue una decisión muy satisfactoria, pues su regreso a los escenarios de México se recibió con los brazos muy bien abiertos.

Canoso, pero bien cuidado y con una sonrisa sin igual llegaba Tom Chaplin y compañía, para retornar a aquel 2005, donde sus canciones se volvían una explosión en los oídos. Agradecidos y emocionados, Keane interpretó éxitos como “Silence by the night”, “Everybody’s changing” y “Is it any wonder”. La audiencia se mostraba contenta y emocionada, pues en los momentos en los que el vocalista dejaba de cantar, el público se hacía escuchar. Sin duda el momento culminante se dio con “Bedshaped” y por supuesto “Somewhere only we know”, pues muchos rostros se llenaron de lágrimas y el escenario mostraba a un individuo cobijándose con la bandera de México.

El otro lado la energía y adolescencia de Billie Eilish ponía a saltar a todos, pues la cantante de 17 años comenzaba su show con el éxito mundial “Bad guy”, el cual la catapultó en el gusto de varios, por su singular estilo y volverse un icono para varias jovencitas. La cantante se emocionó al ver a tantos fans en México, incluso los nervios la traicionaron y por un instante, mientras ofrecía unas palabras a sus seguidores, se golpeó la boca con el micrófono y bromeó al respecto.

El cierre concluyó con los ya bien conocidos Interpol, quienes han demostrado que festival en el que se presentan, festival que los recibe con gran cariño.