Carol Arriaga: promotora de la igualdad

Abogada, ambientalista, amante de la bicicleta y los chocolates, conoce a Carol Arriaga, una de las mujeres con la mayor agenda feminista en México

0
285
views

“Me encantan los momentos en familia con mi esposo, mis dos hijas, mis dos gatos y, por supuesto, con mi perro César. Nací en la Ciudad de México y soy de Azcapotzalco, de corazón”, nos cuenta entusiasmada Carol Arriaga, participante activa del proyecto de la Cuarta Transformación.

Actualmente eres la Secretaria Nacional de Mujeres de Morena, ¿En qué momento te iniciaste en la política?

Vengo de una familia de clase media, que se ha hecho a sí misma a base de estudios y esfuerzos, como la mayoría de las y los mexicanos. Mi mamá es maestra de primaria y mi papá abogado litigante. Inicié mi activismo en 2006, participando como ciudadana en la concentración en el Zócalo por el desafuero.

Jamás me hubiera imaginado militar en un partido político, pero me mueven la lucha por las causas sociales. Mi esposo fue quien me invitó a unirme formalmente a Morena y también estaba convencida de que quería acompañar al Lic. Andrés Manuel López Obrador rumbo a un cambio en nuestro país. Los que fundamos este partido somos cientos, nos conocemos y reconocemos, andábamos de casa en casa repartiendo el periódico Regeneración.

¿En algún momento tuviste dudas de participar en un partido político?
Al principio tuve ciertas dudas, pues yo quería continuar en las causas sociales y sentía que ya no podría, pero heme aquí, como una de las impulsoras del feminismo dentro del partido Morena y trabajando porque se cumpla el Proyecto de Nación de nuestro presidente de México.

Mencionas que eres feminista, pero ¿qué es el feminismo?
El feminismo se ha entendido mal, no somos mujeres en contra de los hombres; nos gustan y los amamos. Queremos igualdad y necesitamos de ellos para que eso suceda. Siempre he dicho que: “Si queremos más mujeres en la política necesitamos más hombres en la cocina”.
Los hombres que se hacen cargo de su obligación con la educación de los hijos y apoyan en las tareas del hogar, no son unos mandilones, son mejores padres y mejores seres humanos.

¿A qué te refieres cuando dices que la democracia inicia en los hogares?
La democracia no inicia en las urnas inicia en la casa, repartiendo las tareas del hogar de forma equitativa, tenemos que terminar con esa idea de que la limpieza es exclusiva de mujeres y niñas. Tendremos igualdad el día que mujeres y hombres tengamos el mismo tiempo libre.
Debemos educar a niñas y niños por y para la igualdad, dejar de replicar los estereotipos de género que se construyen en la infancia, y potenciar las capacidades y talentos de las niñas y los niños por igual.
A veces queremos que las niñas se comporten como princesas: delicadas y dulces, y los niños como héroes: rudos y fuertes; eso es lo que nos hace desiguales. La Educación en Igualdad, previene la violencia contra las mujeres.

¿Desde cuándo decides ser una promotora de los derechos de las mujeres?
La vida me hizo feminista. Las injusticias patriarcales de mi familia fueron detonantes para mi rebeldía en mi niñez. Las injusticias de un sistema que nos oprime me hacían cuestionarme su continuidad y fue gracias a esos cuestionamientos que mi vida en el activismo me llevó a convertirme en abogada, ecologista y por supuesto, feminista. Mi acercamiento al feminismo teórico se da cuando ingresé al CEAMEG de la Cámara de Diputados, ahí tomé algunos cursos y luego obtuve una beca para estudiar derechos de las mujeres en la Universidad de Chile.

¿Cuál ha sido tu trayectoria en Morena?
Fui la primera secretaria de derechos humanos del Comité Ejecutivo Delegacional en Azcapotzalco y coordiné la conformación de más de 300 comités de base, fui constituyente suplente de Irma Eréndira Sandoval, hice campaña también para la maestra Delfina en 2017, y en 2018, para Claudia Sheinbaum y para el Lic. López Obrador, así como para los candidatos de Azcapotzalco.
Ser la vocera en el tema de mujeres de nuestro líder moral y fundador cuando fue candidato a la presidencia de México, Lic. Andrés Manuel López Obrador, es algo que me llena de orgullo, me ha permitido enfatizar los puntos que se tienen cambiar para que se acabe con la brecha de desigualdad.
Actualmente soy secretaria nacional de mujeres de Morena y el trabajo que se ha hecho desde aquí ha sido arduo, hemos tenido presencia en todos los estados de la República, nos enfocamos en hacer capacitaciones y actividades que promuevan el empoderamiento de las mujeres y su liderazgo político.

¿Cuál es el reto que ahora tiene Morena?
El corazón de Morena está en su militancia, debemos estar unidos y siempre tener claridad de cuáles son nuestros principios e ideales. Le tenemos que decir no al grupísmo, al arribismo y al machismo, esos son los grandes males que asechan a nuestro partido.
Ante el grupísmo, unidad; contra el arribismo militancia; y para sacar al machismo igualdad.

Morena debe ser un partido de méritos y no de influyentísimo, pero, ante todo, tenemos la misión histórica de respaldar y trabajar para que el Proyecto de Nación del Lic. Andrés Manuel López Obrador sea una realidad.
Carol aseguró que ha logrado unir su trabajo con las causas sociales que siempre ha defendido, esto, sin dejar de lado su vida en familia a la que nos comenta continúa dedicando tiempo valioso: “Mi esposo y mis hijas, son lo mejor que tengo, como ya les conté vengo de la cultura del esfuerzo, y para mí la familia es lo más importante”.