A México le urge un nuevo satélite: Sergio Viñals

Sergio Viñals, propuesto por el presidente electo para dirigir Telecomunicaciones de México, afirma que no se poder resolver de inmediato problemas acumulados a lo largo de varios sexenios

0
2222
“En un término de seis años debe hacerse un esfuerzo para que los problemas principales puedan ir teniendo soluciones razonables, medidas y evaluadas”. (Foto: Francisco Austria)

Los milagros existen sólo en las religiones pero no en la ciencia. Y es un científico quien se encarga de ratificar esta afirmación.

El maestro en ciencias Sergio Viñals, actual director del Centro de Desarrollo Aeroespacial del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y propuesto por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para dirigir Telecomunicaciones de México (Telecom) analiza científicamente las posibilidades del próximo sexenio.

“Yo creo que los milagros no existen y es importante que el ciudadano adquiera una percepción real de su capacidad, de sus derechos, de sus demandas y de la forma de satisfacer esas demandas por parte de las instancias de gobierno”, dice en entrevista exclusiva con RED CAPITAL.

“Lo que quiero decir es que no podemos pedir a la próxima autoridad que resuelva en seis años problemas que son acumulados a lo largo de un buen tramo de la historia mexicana. Lo que podemos y debemos pedir es que se vaya abriendo un camino señalado de que es posible hacerlo sin deshonestidades y con un buen esfuerzo de vocación de servicio y el manejo de todo aquello que se vuelva algo acuciante para la sociedad”, agrega.

“Esto es bien importante porque ¿qué pasa si la demanda a las autoridades, concretamente al Lic. López Obrador y a quienes lo vayan a ayudar de cerca, rebasa las posibilidades? Entonces la gente va a decir ‘ah, fallaron’ y no es que se falle es que tenemos que medir en el tiempo la capacidad de oferta de los satisfactores que se vayan presentando. En un término de seis años debe hacerse un esfuerzo para que los problemas principales puedan ir teniendo soluciones razonables, medidas y evaluadas”.

“Los distintos gobiernos no han tomado suficientemente en serio el apoyo a la ciencia y la tecnología. Hace falta más apoyo, mucho más apoyo para que se puedan promover actividades científicas y tecnológicas en el país”. (Fotos: Francisco Austria)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA HAN SIDO RELEGADAS

Tradicionalmente, la ciencia y la tecnología han estado olvidadas por los gobiernos mexicanos y Viñals afirma que es momento de cambiar esta postura pues, aunque se requieren inversiones millonarias para impulsarlas, a mediano plazo los mexicanos obtendrían muchísimos beneficios.

“Efectivamente, los distintos gobiernos no han tomado suficientemente en serio el apoyo a la ciencia y la tecnología. Hace falta más apoyo, mucho más apoyo para que se puedan promover actividades científicas y tecnológicas en el país. Existen muchas limitaciones sobre todo de carácter presupuestal pero hay que obtener los recursos para hacerlo.
“El caso de las telecomunicaciones tiene una ventaja: el ritmo de crecimiento del sector es mayor que el ritmo de crecimiento de la economía mexicana en general, lo cual quiere decir que las telecomunicaciones meten más dinero a la Tesorería que lo que meten los demás. Ahora, esto debe reflejarse para que se pueda tener un acceso a los recursos que la propia tecnología da”.

El maestro Viñals pone un ejemplo de la urgencia que tiene México de encausar las inversiones en materia de telecomunicaciones: “los sistemas satelitales actuales tienen un tiempo de vida útil, finito. Las posiciones orbitales no son algo que nos ponemos ahí porque se nos pega la gana, tiene que ser definido a nivel internacional y si tenemos tres o cuatro posiciones en el arco geoestacionario a 36 mil kilómetros de distancia, hay que cuidarlas como si fueran nuestra vida, porque si no subimos un satélite en el tiempo que debemos hacerlo, nos lo quitan”.

– ¿Hay el riesgo de que otro ocupe nuestro lugar?
“Sí lo hay y hay que hacer lo que sea para que eso no ocurra: subir un satélite. Eso requiere dinero”, concluye.

NO COMMENTS